Cuba reitera a la UE que la posición común supone un "escollo" para la normalización de las relaciones

La presidencia checa replica presionando para la liberación de presos políticos en la isla

BRUSELAS, 11 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, transmitió hoy a la Unión Europea que la Posición Común hacia la Isla --vigente desde 1996-- es "obsoleta, unilateral e impropia de esta era" y que supone un "escollo" en el proceso de normalización de las relaciones entre La Habana y los Veintisiete, al tiempo que rechazó que haya en Cuba presos encarcelados por razones de "naturaleza política", sino que han sido sancionados por "delitos tipificados en leyes previas".

Rodríguez hizo estas declaraciones a los medios a la salida de la reunión mantenida esta mañana en Bruselas como parte del diálogo político retomado el pasado año, cuando los Veintisiete levantaron las sanciones diplomáticas aplicadas a La Habana desde 2003, aunque congeladas desde 2005. Los Estados miembros deben retomar este mes de junio la revisión de la Posición Común del 96 que avalaba la aplicación de medidas restrictivas políticas a Cuba.

Así las cosas, el canciller cubano resumió el encuentro de hoy como una sesión "productiva y respetuosa" que se produjo de manera "bidireccional y no discriminatoria", basada en los principios mutuamente acordados de igualdad soberana, respeto al orden constitucional y no injerencia en asuntos internos. También aseguró no esperar "nada en particular" de la Unión Europea, aunque abogó por "continuar avanzando en la normalización" de las relaciones entre las dos partes.

PRESOS POLÍTICOS

Preguntado por los periodistas sobre la situación de los presos políticos en la isla, Rodríguez dijo "no entender" a qué presos se referían. "En Cuba hay presos como en todas partes. Todas las personas sancionadas con privación de libertad fueron juzgados mediante debido proceso, sancionados por delitos tipificados en leyes previas, y son decisiones de carácter judicial, de ninguna naturaleza política", explicó.

Esta respuesta fue similar a la que el titular de Exteriores cubano mostró durante la reunión con la presidencia de turno de la UE --representada por el nuevo ministro checo de Exteriores, Jan Kohout, a la que también asistió el comisario de Ayuda Humanitaria y Desarrollo, Louis Michel--, según indicaron fuentes del Consejo.

Las fuentes explicaron que la presidencia checa, país que el pasado año encabezó el grupo de países reticentes a levantar las sanciones a La Habana, presionó durante la reunión para que Cuba libere a los disidentes retenidos en sus cárceles.

Al término del encuentro, Kohout evitó pronunciarse sobre la cuestión de los presos, pero sí apuntó que hubo un diálogo "abierto" entre ambas partes sobre "cuestiones difíciles". Uno de los temas "más" complicados de los abordados, reconoció, fue el de la protección de los Derechos Humanos, porque es uno de los "valores" que más preocupa a la UE.

Sobre la revisión de la Posición Común y las posibilidades de que en la próxima cumbre de los líderes europeos en el mes de junio se modifique, Kohout apuntó que será entonces cuando los Veintisiete lo "vuelvan a discutir" porque "aún no lo han hecho".

Por su parte, el comisario Michel aseguró que a través del diálogo político retomado "se acabará, sin duda, en un momento dado (con la Posición Común). Espero que rápidamente se le ponga fin o, al menos, se modifique". "Dialogando, debatiendo y discutiendo se podrá superar", añadió.

GUANTÁNAMO Y VUELOS DE LA CIA

El comisario hizo un balance positivo de la troika de este lunes en Bruselas y aseguró poder "afirmar" que se ha producido un avance "considerable" en cuanto al "clima y atmósfera" de las discusiones mantenidas entre La Habana y la UE.

También explicó que dentro del diálogo "franco" se habló de los Derechos Humanos y que ambas partes "han hecho preguntas". Mientras que la UE abordó el encarcelamiento de disidentes, la delegación cubana preguntó a la Unión por su papel en cuestiones como Guantánamo o los vuelos de la CIA.

Sobre el capítulo de Derechos Humanos, Michel aseguró que ha habido una "reapertura de miras" basada en la "verdadera voluntad de escucharse mutuamente, siempre con el respeto de la soberanía y la no injerencia". La delegación cubana, añadió, les explicó que los presos que están enfermos "reciben los cuidados apropiados" y que, "en general, pueden realizar estudios universitarios, etc.".

A juicio de Michel se trata de elementos "con crédito" que, si bien "no se corresponden a la petición formulada (por la UE), sí forman parte de un tema "delicado" que debe ser tratado en el marco del diálogo permanente que ha sido "reabierto".

El hecho de que se haya retomado el diálogo político, recuperado la cooperación y que haya cambiado la Administración norteamericana son elementos que deberían "inclinarnos a reforzar y continuar el diálogo" y presentar una posición "positiva" en el Consejo europeo de junio, concluyó.