La CE aboga por respetar las promesas humanitarias y avanzar la movilización de fondos

  • Bruselas, 8 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) presentó hoy un plan para ayudar a los países en desarrollo a superar la crisis económica, que no contempla nuevas partidas, pero que pretende adelantar las ayudas ya programadas, vigilar su eficacia y animar a los estados miembros a cumplir sus compromisos humanitarios.

La CE aboga por respetar las promesas humanitarias y avanzar la movilización de fondos

La CE aboga por respetar las promesas humanitarias y avanzar la movilización de fondos

Bruselas, 8 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) presentó hoy un plan para ayudar a los países en desarrollo a superar la crisis económica, que no contempla nuevas partidas, pero que pretende adelantar las ayudas ya programadas, vigilar su eficacia y animar a los estados miembros a cumplir sus compromisos humanitarios.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, y el titular europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, afirmaron en rueda de prensa que Europa puede hacer que su ayuda sea más "justa y eficaz" si se coordinan mejor los esfuerzos de los Veintisiete.

"No hemos venido aquí a anunciar nuevos recursos, sino una acción más coordinada y un poco más flexible", destacó el presidente del Ejecutivo comunitario.

Barroso hizo hincapié en que la Unión Europea (UE) ha sido la primera en reaccionar a la petición del G20 (países desarrollados y emergentes), reunido en Londres el 2 de abril, de emprender estrategias para ayudar a los países pobres, que son "los que menos culpa tienen de la crisis, pero que son los que más están sufriendo sus consecuencias económicas".

Michel recordó que la UE, el mayor donante de ayuda humanitaria en el mundo, aumentó su asistencia a 49 millones de euros en 2008, lo que equivale al 0,40 por ciento de su riqueza bruta.

El comisario pidió a los países europeos un mayor esfuerzo para cumplir con sus compromisos humanitarios y puso de ejemplo a España, que a pesar de atravesar por "problemas económicos" no sólo mantuvo su nivel de ayudas, sino que las aumentó del 0,27 por ciento de su riqueza bruta en 2005 al 0,43 por ciento en 2008, por encima de la media europea, destacó.

"Los europeos deben saber que somos líderes en materia humanitaria", concluyó Barroso.

En cambio, según los cálculos de la CE, el volumen de ayuda europea debería aumentar hasta los 69 millones de euros en 2010 para cumplir su promesa de alcanzar el 0,56 por ciento de su riqueza bruta en esa fecha, que es a lo que se comprometieron los líderes del G8 (los países más industrializados del mundo) en Gleneagles (Escocia) en 2005.

La CE estudia además recurrir a la ayuda comunitaria al desarrollo para movilizar otros fondos, en concreto a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Otro punto de su plan consiste en avanzar la movilización de fondos ya comprometidos y centrarlos en las zonas más vulnerables y necesitadas, para lo que se propone adelantar 3.000 millones de euros, o el 72 por ciento, del presupuesto para 2008-2013 de su ayuda a los países del grupo ACP (Asia, Caribe y Pacífico).

El objetivo es intentar mantener las ayudas sociales que dan estos países y que no se vean obligados a suprimirlas, para lo que aportarán al menos 500 millones de euros, según Michel.

Asimismo, la Comisión subrayó que, antes de fin de año, ya se habrán asignado 800 millones de euros, de los 1.000 millones aprobados por los Veintisiete para respaldar la agricultura de los países pobres.

Por último, la CE se declaró dispuesta a trabajar con los Estados miembros para lograr que la ayuda al desarrollo que ya existe sea más eficaz.

El Ejecutivo comunitario cree, según un estudio impulsado por sus servicios, que esa mejora en los planes humanitarios de la UE permitirá "liberar" 7.000 millones de euros más al año.

"Hay muchos fondos malgastados porque hay duplicidades y es mejor dejar esta tarea a las instituciones europeas", afirmó Barroso.

La estrategia presentada hoy por Bruselas ha suscitado críticas de asociaciones civiles como la organización para la lucha contra la pobreza ActionAid, que lo considera un "arma de doble filo".

En un comunicado, expresa su reconocimiento a Barroso por reafirmarse en su "compromiso" con los países en desarrollo, pero lamenta que, "al no anunciarse nada nuevo hoy", no queda "claro" cómo Europa va a ayudar a los países pobres a salir de la crisis.

Oxfam criticó que la CE no haya "puesto sobre la mesa ningún dinero adicional" y mostró su preocupación porque algunos países europeos como Italia hayan "abandonado" sus compromisos humanitarios, o porque que otros como Francia o Alemania estén cerca de seguir ese camino.