AMPL.- El Govern balear remarca que su política lingüística es una "hoja de ruta" que no supone ninguna imposición

PALMA DE MALLORCA, 31 (EUROPA PRESS) El Govern balear subrayó hoy que la política lingüística del Ejecutivo "no impone nada" ni establece plazos para el conocimiento de la lengua catalana puesto que se limita a ser una "hoja de ruta" que marca el "camino por el que se debe transitar" en esta materia. Así lo indicó el conseller de Presidencia, Albert Moragues, en referencia a la interpelación presentada por el PP, quien además remarcó que los 'populares' deberían dejar a un lado los "discursos electoralistas" puesto que, recordó, cuando se estableció que el conocimiento de la lengua catalana fuese un requisito y no un mérito fue bajo un Govern del PP. Por su parte, el parlamentario del PSOE, Ernest Ribalaiga, hizo hincapié en que los 'populares' ya poseen una "estrategia dibujada" en referencia a la política lingüística, de la misma manera que indicó que ya tienen detallado la "moción que presentarán de aquí a tres días". La interpelación 'popular, que fue defendida por José Simón Gornés, se centró en la presencia del catalán en diferentes ámbitos como la educación, la sanidad o IB3. Así, lamentó que no le contestase la consellera de Educación y Cultura, Bàrbara Galmés, sino Moragues, al considerar éste último que la política lingüística es algo "transversal" en el Govern. Por todo ello, el 'popular' indicó que solicitarían la comparecencia de Galmés para que "explique su versión de esta historia". PLAN LINGÜÍSTICO "INTERVENCIONISTA" El parlamentario del PP remarcó su "oposición radical" al Plan al entender que es "intervencionista". Así, señaló que en la enseñanza se pretende regular aspectos privados, mientras que en la sanidad se están "priorizando temas lingüísticos por encima de los sanitarios". El 'popular' subrayó que la lengua catalana no debe ser un "instrumento" para conseguir un "objetivo político". De esta manera, lamentó que únicamente una medida de todas las que presenta el plan establece la difusión de las variedades dialectales del idioma, que es precisamente, "nuestro patrimonio más valioso", opinó. Mientras, el conseller de Presidencia remarcó que "nadie puede entender" el "amor" que sienten hacia una lengua como síntomas de "odio" hacia otra. Así, señaló que no desean "imponer ni menospreciar" otra lengua aunque, de la misma manera, confían en que no "aumente el conformismo" hacia el catalán. Asimismo, alertó que el PP debe "salir cuanto antes del síndrome gallego" puesto que la estrategia que sigue el partido será a la larga, según consideró, "un asesinato a la lengua". En este sentido, indicó que el uso del catalán en Baleares está sufriendo un "retroceso" por la llegada de la población inmigrante. Así, sostuvo que esta lengua vivió un pasado "espléndido", aunque posee un presente "complicado" y "ningún futuro si no nos implicamos desde la Administración". EL PP NO ES "CONSCIENTE DE LA REALIDAD LINGÜÍSTICA" Por su parte, el parlamentario del Bloc, Antoni Alorda, contestó a los 'populares' quienes, según consideró, no son "conscientes de la realidad lingüística" de Baleares y apuntó que "todos juntos" deben defender la lengua catalana "no porque sea la mejor, sino porque es la nuestra". Asimismo, en cuanto al decreto que regulará el uso del catalán en el ámbito sanitario, Alorda manifestó que no es posible que las personas que están "al servicio de los ciudadanos" no entiendan esta lengua puesto que, de esta manera, se imposibilita a la población que se exprese en catalán. Mientras, el PSOE remarcó que el castellano no "está en peligro" por lo que no se debe hacer de la lengua una "herramienta más de confrontación política". Por parte del Grupo Mixto, Esperança Marí, incidió en que espera que el Plan de Normalización Lingüística se concrete y se ponga en marcha "cuanto antes". Finalmente, el 'popular' señaló que el Ejecutivo autonómico ha abierto una "caja de truenos" con la política lingüística y anunció que continuarán "denunciando los abusos" que efectúe en esta materia el Govern.