AMPL.- Manera revela que el Gobierno ofrece a Baleares 200 millones de euros adicionales

El conseller dice que "habrá que calibrar muy bien si nos quedamos con el dinero asignado o perdemos equis millones, que es el precio de conservar la dignidad" PALMA DE MALLORCA, 16 (EUROPA PRESS) El Gobierno central ofrece a las islas una aportación adicional de 200 millones de euros anuales dentro del paraguas del nuevo modelo de financiación, una cantidad que supone la mitad de lo que el Govern exige al Estado a fin de situar la financiación de Balears en, como mínimo, la media de las comunidades autónomas, puesto que en la actualidad se encuentra 21 puntos por debajo, lo que la convierte en la autonomía peor financiada del Estado. Así lo reveló hoy el conseller de Economía, Hacienda e Innovación, Carles Manera, quien, en una entrevista a IB3 recogida por Europa Press, aseguró que esta aportación está "muy alejada" de la horquilla que estableció el catedrático Guillem López Casasnovas y con la que coincide el Círculo de Economía, fijada entre 390 y 700 millones de euros adicionales. Por ello, el conseller ha reiterado que si la propuesta del Gobierno no mejora de manera "satisfactoria" el Govern no descarta la posibilidad de no firmar la nueva financiación. Sin embargo, rechazar lo que ofrece el Estado significaría quedarse con la financiación actual, que es totalmente "insuficiente", de manera "habrá que calibrar muy bien si nos quedamos con el dinero asignado o perdemos equis millones, que es el precio de conservar la dignidad", señaló. En este sentido, puntualizó que la decisión la tomará el Govern en su conjunto, no la Conselleria de Hacienda, remarcando que si todos los partidos que conforman el Ejecutivo coinciden en que la cantidad asignada es "insuficiente" y supone una "indignidad" aceptarla, "decidiremos qué hacemos", siendo conscientes de que el "coste de oportunidad" supondrá "quedarse como estamos". El conseller explicó que el Gobierno ha puesto sobre la mesa 7.000 millones de euros adicionales distribuir en todas las comunidades. Pensar que a Baleares podrían llegar 700 millones de euros significa que las islas recibirían el 10% del cómputo total, lo cual es "descomunal" y algo "impensable", dado que Baleares representa el 2,4 por ciento del conjunto de la población del país. Sin embargo, precisó que el parámetro de la población no debería tenerse en cuenta en base a la cifra demográfica que actualmente tiene Baleares, sino que la ponderación debe hacerse "teniendo en cuenta el crecimiento de los últimos diez años, que ha sido del 30 por ciento". "Si no se tiene en cuenta el crecimiento demográfico, el parámetro poblacional no servirá de nada", admitió Manera. Asimismo, el conseller reportó que la cantidad de 7.000 millones de euros es insuficiente y que, coincidiendo con su homólogo en Catalunya, Antoni Castells, el Gobierno debería poner sobre la mesa al menos "12.000 millones de euros", lo que permitiría "amortiguar" la situación, pero en Madrid, señaló, "nos dicen que estamos en momento de restricción presupuestaria, de crisis de ingresos, lo cual es comprensible, pero nunca la crisis puede ser una excusa para una mala financiación". Manera confió en que antes del 31 de marzo el Gobierno haya cerrado la nueva financiación, y reconoció que por el momento las negociaciones con el Gobierno sobre la financiación "no son satisfactorias". En relación a las inversiones del Estado a Baleares, Manera enfatizó el elevado incremento, del 80 por ciento, de las aportaciones hacia la comunidad, y en concreto, precisó que de los 180 millones anuales que se invirtieron de media durante el periodo 1996-2006, ahora el Estado destinará una media de 400 millones de euros. "PERMEABILIZAR" EL CRÉDITO En otro orden de cosas Manera consideró que los bancos deben "permeabilizar" el crédito siempre en función con la solvencia de sus clientes, pero consideró esencial que "no cierren el grifo" para que las empresas puedan disponer de circulante. Preguntado sobre cuándo se prevé que España salga de la crisis, Manera aseguró que el final de esta crisis, la "más grave que se ha vivido nunca desde el punto de visto económico y financiero", es imposible de predecir.