Antich afirma que las cifras del nuevo sistema de financiación autonómica se concretarán el mes de marzo

PALMA DE MALLORCA, 16 (EUROPA PRESS) El presidente del Govern, Francesc Antich, reconoció hoy que no será hasta el mes de marzo cuando previsiblemente se cierre el nuevo modelo de financiación, un retraso sobre el calendario previsto provocado, en gran parte, por la cita electoral en Galicia y Euskadi y por las dificultades a las que se enfrenta el Gobierno para cerrar dicho modelo en el contexto de profunda crisis económica. Así lo aseguró Antich en declaraciones a la prensa tras visitar las instalaciones de Sa Costera, en Sóller, en las que reconoció que existe un retraso en las inversiones de algunas materias, motivo por el cual la semana pasada acudió, acompañado por el conseller de Economía, Carles Manera, a Madrid para mantener sendas reuniones con los responsables de cinco Ministerios en las que se concretaron las inversiones estatales pendientes de cerrar para este ejercicio. No obstante, Antich aseguró que desde el Govern se "sigue trabajando" con el Ministerio de Economía y Hacienda para conseguir una "solución justa" en materia de financiación, ya que la Comunidad está por debajo de la media estatal de financiación en 21 puntos, lo que la convierte en la autonomía peor financiada. Por último, Antich recordó que la inversión estatal que se está negociando con el Ejecutivo central para el archipiélago asciende a 420 millones de euros anuales, cifra que marca un "importante aumento" en relación a las cantidades que recibía la Comunidad en la pasada legislatura, bajo el mandato del Gobierno de Jose Maria Aznar, cifradas en 186 millones de euros por año. REUNIÓN EN BRUSELAS Por otra parte, en relación al viaje a Bruselas que realizará una delegación balear el próximo miércoles, Antich aseguró que se aprovechará la visita para "dejar claras varias cuestiones" relativas a las inversiones de la Unión Europea a la comunidad, que son hasta cinco veces inferiores a las que recibe Canarias, comunidad a la que se le reconoce el hecho ultraperiférico. En este sentido, Antich remarcó que quiere dejar clara la "necesidad de reconocer la insularidad" del archipiélago balear, hecho que haría que "todos tuviésemos los mismos derechos", así como las mismas oportunidades que los ciudadanos residentes en otros lugares.