Aprobado el PGOU con la abstención de PSOE y PRC que sostienen que "no es el mejor" para la ciudad

El alcalde acusó a la oposición de no estar tomando "una postura responsable para los vecinos"

SANTANDER, 24 (EUROPA PRESS)

El Pleno de la Corporación de Santander aprobó hoy inicialmente el avance del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), con el voto a favor del Grupo Popular, y la abstención de regionalistas y socialistas, quienes argumentaron que el plan "no es el mejor para Santander" ya que "no responde a las aspiraciones" que debe tener la ciudad.

Sin embargo, el alcalde, Íñigo de la Serna, aseguró que se trata de un documento "magnífico", que prevé la creación de viviendas asequibles y suelo industrial, por lo que acusó a la oposición de no estar tomando "una postura responsable para los vecinos.

El concejal de Urbanismo, César Díaz, instó a PSOE y PRC a apoyar "una herramienta" que se ha "mejorado sustancialmente" y que es "vital para el crecimiento de Santander en calidad de vida". También destacó como "características" de la misma la "transparencia y participación", el "continuo enriquecimiento y mejora" y la "gran aceptación" que ha tenido.

Aseguró que presenta un planeamiento "adaptado a la realidad", que es "flexible", oferta casi 10.000 viviendas de protección y 1,9 millones de metros cuadrados de suelo productivo, incorpora terrenos del Plan de Ordenación del Litoral al patrimonio municipal del suelo, crea nuevos focos de actividad urbana, supone una recualificación urbana, mejora las conexiones transversales y ofrece una ordenación completa del municipio.

Por ello, y por la "trascendencia para Santander y Cantabria" del documento, reiteró su solicitud de apoyo a los grupos municipales "en estos momentos de crisis".

CRÍTICAS

El portavoz socialista, Jesús Cabezón, recordó que en todas las votaciones a las que se ha sometido el documento, su grupo ha tenido la misma postura, la abstención, porque el plan "no responde a las aspiraciones que debe tener la ciudad" y las mejoras que se han introducido "no justifican el cambio" de voto.

Así, en materia de vivienda, afirmó que no hace frente "a la realidad que Santander necesita" de vivienda "asequible" para atajar la pérdida de población del municipio. También criticó que plantea la programación de las infraestructuras de desarrollo, incluida la urbanización, cuando no se conocen las necesidades futuras; que no contempla la distribución de plusvalías; y no explica por qué se ha incrementado el suelo productivo cuando en la versión anterior, PP y PSOE había llegado al acuerdo de que hubiera un millón de metros cuadrados, más 500.000 m2 para usos terciarios.

No obstante, reiteró el ánimo de "colaboración, diálogo y acuerdo" del PSOE y solicitó que aumenten los encuentros de debate y trabajo para "aproximar posiciones" antes de la aprobación definitiva. "Ojalá lleguemos a un acuerdo", confió. Por su parte, el portavoz regionalista, Francisco Sierra, criticó la escasa "participación" de la oposición en torno al documento, y señaló que aunque se han producido "progresos", al documento le "faltan aspectos evidentes", de forma que "es una versión mejor que la anterior pero no el mejor plan para Santander".

Al respecto, denunció que se "excluyan" los mecanismos "más eficaces" para el desarrollo del suelo productivo, y por tanto para que los empresarios puedan instalarse en el municipio; el hecho que sólo sea "asequible" una de cada tres viviendas en lugar de una cada dos; la "dudosa" sostenibilidad del plan; la "falta de visión" para crear un área metropolitana conectada con áreas limítrofes; y la falta de Planes Especiales de Reforma Interior (PERI) con medidas integrales para los barrios.

Por ello, consideró que hay "cosas mejorables" y aunque se trata de "un trabajo bien hecho y legal", también tiene que ser "efectivo y eficaz", y recordó al respecto que su grupo presentará alegaciones. "Creemos que podemos proponer algo mejor a este plan que cumple el expediente", dijo.

En este sentido, defendió que la decisión final sobre el mismo "tiene que venir de la suma de las responsabilidades de todos los grupos", y pidió que "no se deje fuera del consenso" al PRC.

Díaz replicó que no hay "ningún motivo" para la abstención de los argumentados por la oposición que no se encuentre recogido en el PGOU. En respuesta al PRC, aseguró que la expropiación "no garantizar un ahorro de plazos ni da más garantías jurídicas" que los mecanismos para el desarrollo del suelo industrial que figuran en el documento. También recordó que la VPO se ha incrementado un 46%, y afirmó que el plan generará empleo.

En relación al "eje fundamental" que impidió el voto positivo del PSOE, la programación de todo el territorio, Díaz aseguró que "es el momento de ordenar todo el territorio y hacer una previsión de las infraestructuras" pues en caso contrario "se dejará al futuro un puzzle irresoluble". También afirmó que con los nuevos desarrollos se estará "creando ciudad".

RESPONSABILIDAD

Mientras, el alcalde pidió "responsabilidad" para apoyar el plan porque, dijo, si el equipo de Gobierno adoptar la misma decisión de la oposición, la abstención, sería "imposible" la "creación de casi 10.000 VPO, de dos millones de metros cuadrados de suelo productivo, La Remonta, el parque litoral, la sede de Moneo y la del TSJC, la ampliación de la Asamblea regional, el PCTCAN, la UIMP y la UC, el plan integral del Cabildo y la regeneración del Río de la Pila", entre otros.

"Es el documento más importante y en estos momentos de especiales dificultades para las familias no podemos ser ambiguos y tomar posturas partidistas", subrayó.

Por otra parte, se aprobaron varios convenio urbanísticos, entre ellos, y por unanimidad, el de Las Acacias, que posibilita la construcción de viviendas para el realojo de los afectados por el problema de asentamiento de los edificios, que derivó en daños estructurales de los mismos.

También se aprobó, con el voto en contra del PSOE y la abstención del PRC la modificación del convenio con la Compañía de María, propietaria del colegio La Enseñanza, cuyo objetivo es el traslado del centro educativo a otra parcela, mientras que la de Vía Cornelia acogería usos residenciales, comerciales, de oficinas y equipamientos privados.