Armengol cifra en 46 millones la inversión adicional a los Presupuestos mediante convenios con Govern y el Estado

El Consell rechaza una moción del PP, que planteaba destinar 40 millones de euros para paliar la crisis económica PALMA DE MALLORCA, 20 (EUROPA PRESS) La presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, cifró en 46 millones de euros la inversión pública estatutaria que se añadirá a los Presupuestos de 2009 mediante convenios con el Govern y el Estado en varias disciplinas. En materia turística, por ejemplo, destacó el Plan de Competitividad de Turismo, que supondrá una inversión de 2,4 millones de euros en 3 años, o el convenio con el Ibatur para la promoción turística de Mallorca, que comportará otros tres millones. Otras actuaciones se perfilarán en la reforma de la Trapa (1,5 millones de euros), de las carreteras de la Serra de Tramuntana afectadas por los temporales (15 millones), la compra de Can Weyler (3 millones), el Centro Internacional de fotografía Toni Catany (4,2 millones) o la reforma del edificio de La Misericordia, para la cual el Ministerio de Cultura aportará 10 millones de euros. Así lo anunció Armengol en el Pleno Extraordinario del Consell de Mallorca para abordar la crisis económica, donde remarcó que gracias a los 46 millones de euros, que se añadirán a los 363 millones contemplados en los Presupuestos de 2009, la institución insular podrá mejorar las políticas sociales, con el fin de disminuir las "problemáticas" de los ciudadanos afectados por las actuales "dificultades económicas". No obstante, remarcó que el Consell no hará un plan anticrisis, "porque nadie lo ha pedido, excepto el PP", sino que lo que se va a hacer es trabajar para aumentar el Presupuesto inicial a través de negociaciones con el Govern y el Ejecutivo central, con el fin de firmar convenios. Así, dijo que la institución insular "no ha estado parada en ningún momento" ante la actual crisis económica, sino que ha trabajado desde la "seriedad y la rigurosidad", frente a la "lucha partidista" que, a su juicio, llevan a cabo los 'populares' con esta cuestión. En este sentido, destacó que los Presupuestos del Consell para el 2009 contemplan un "aumento enorme" de un 141 por ciento en las inversiones públicas y de un 25 por ciento en política social, en relación a los del año anterior, de modo que dijo que no conoce ninguna institución en toda España que haya aumentado de esta manera sus cuentas públicas "arriesgando para afrontar los problemas de los ciudadanos". "DESPILFARRO" DEL CONSELL Por su parte, el portavoz del PP, Jaume Font, criticó que el Consell haya incrementado en 913.146 euros el gasto destinado a estudios y trabajos en un momento de crisis, hasta alcanzar la cifra de 4 millones de euros, lo que supone un aumento del 23 por ciento, en relación al año anterior. Asimismo, añadió que también ha incrementado en 68.000 euros los gastos dirigidos a protocolo y representación, que en 2009 se cifran en 771.000 euros en un momento en el que en el mes de febrero había 58.859 parados en Mallorca, lo que representa un 164 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior (21.201). Durante el Pleno, Font defendió una moción, que fue rechazada con los votos del PSIB, UM y Bloc, mediante la cual propuso destinar 40 millones de euros para paliar los efectos de la crisis en Mallorca, de los que 10 irían dirigidos a la promoción y a la atención social para invertir más dinero en rentas mínimas, en inmigración, en el Plan de Prestaciones Básicas y en compensar los gastos en materia de discapacitados. El portavoz 'popular' detalló que otros 10 millones se destinarían a inversión en bienes y servicios para Ayuntamientos, con el objetivo de fomentar nuevos puestos de trabajo para personas en situación de paro; 10 millones para la promoción de pequeñas y medianas empresas para hacer frente a sus gastos fijos y nuevas tecnologías; y 10 millones a exenciones y bonificaciones dirigidas a disminuir la presión fiscal de las diferentes instituciones a los colectivos más desfavorecidos. Para ello, Font propuso el cierre de la Televisión de Mallorca, la supresión de la Conselleria Insular de Turismo y recuperar 21 de los 73 millones de euros que no se ejecutaron de los Presupuestos de 2008, lo que supondría destinar el 11 por ciento de las cuentas públicas de esta institución a afrontar la crisis económica. Por otra parte, acusó a Armengol de "no pagar" a los proveedores a los que, según apuntó, el Consell debe 38 millones de euros por trabajos realizados durante el 2008. "No son capaces de distribuir el gasto, pero no tienen ningún problema en despilfarrar", espetó Font, quien agregó que el Consell tampoco está pagando al Instituto Mallorquí de Asuntos Sociales. PRESUPUESTOS "BIEN ARMADOS" Armengol replicó que los Presupuestos del Consell están "bien armados y son flexibles" para afrontar las diferentes demandas que vayan surgiendo ante la crisis y remarcó que el Consell ha tardado un año y medio en pagar la deuda de 20 millones de euros a empresas privadas que trabajaron en la pasada legislatura para el Institut de Serveis Socials y Esportius. Además, tachó de "demagógicas e inviables" las propuestas de Font, ya que, a su juicio, "no son serias ni rigurosas", debido a que parten de un plan anticrisis, que es "humo", frente a las iniciativas del Consell que se construyen en "cimientos sólidos". Así, señaló que "tal vez" la institución insular finalice el año con un déficit, pero su "obligación" es estar con las personas "más vulnerables y que peor lo pasan". "No aceptaremos consejos de unos que nos han dejado la gestión que nos han dejado en tantos ámbitos de la vida pública", aseveró Armengol, quien insistió en que desde el primer día, el Consell de Mallorca ha sido "muy consciente" de la realidad que vive y ha puesto "todas las posibilidades que ha podido encima de la mesa" para paliar las dificultades económicas. Finalmente, volvió a "extender la mano" a los 'populares', porque, según recordó, es "importante" que el equipo de Gobierno del Consell hable con el partido de la oposición para continuar dando una respuesta a las necesidades sociales que surjan durante la crisis económica.