Comptos dice que algunas operaciones urbanísticas de Burlada no han seguido los procedimientos de la Ley de Contratos

PAMPLONA, 17 (EUROPA PRESS) La Cámara de Comptos ha realizado un informe de fiscalización del Ayuntamiento de Burlada en el que señala que diversas operaciones urbanísticas se han llevado a cabo "sin que se hayan seguido los procedimientos exigidos por la Ley Foral de Contratos Públicos". En concreto, el informe analiza la creación de la sociedad Ripaberri Desarrollo Urbano SL, en la que participa la Sociedad Urbanística Municipal de Burlada junto a un socio privado que controla el 49 por ciento. A esta sociedad se le vendieron, según Comptos, cuatro parcelas municipales para la promoción de viviendas sin que se hayan seguido los procedimientos previstos en la Ley de Contratos. Por otra parte, según explicó Comptos en un comunicado, el Ayuntamiento y sus sociedades han contratado algunos servicios profesionales relacionados con el desarrollo urbanístico "sin que tampoco hayan cumplido los procedimientos de selección previsto en la Ley Foral de Contratos Públicos". Según el informe de Comptos, en el año 2007 el Ayuntamiento de Burlada gastó 16,5 millones e ingresó 15,8. Las remuneraciones del personal municipal fueron la partida más importante de gasto, con ocho millones de euros. Los gastos en bienes corrientes y servicios ascendieron a 3,4 millones y otros 3 millones se dedicaron a inversiones. En cuanto a los ingresos, las transferencias corrientes sumaron 6,8 millones, los impuestos directos 3,2 millones y las tasas 2,5 millones. Analizada la cuenta general, la Cámara de Comptos señala que expresa la "imagen fiel" de la liquidación presupuestaria, aunque existen tres salvedades relativas al inventario de bienes y a errores contables en la Sociedad Urbanística Municipal de Burlada. En cuanto a la legalidad, el informe indica que la actividad económico-financiera del Ayuntamiento de Burlada "se realiza en general conforme a la normativa vigente", aunque existe una salvedad, el no cumplimiento de las especificaciones legales en materia de patrimonio municipal del suelo. El informe señala que el ejercicio se cerró con 60.000 euros de superávit, una deuda de 5,3 millones y un remanente de tesorería negativo de 1,3 millones. Comptos advierte de que, "junto a la muy limitada capacidad de endeudamiento, el Ayuntamiento de Burlada se enfrenta a problemas de liquidez, alta deuda y una importante incertidumbre sobre su capacidad de generar recursos para hacer frente a la misma".