El Ayuntamiento acusa a Lissavetzky de "desatender" sus peticiones y dejar a la ciudad sin eventos en la playa

VALENCIA, 03 (EUROPA PRESS)

El concejal de Deportes del Ayuntamiento de Valencia, Cristóbal Grau, acusó hoy al secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, de "desatender" las peticiones del consistorio y dejar a la ciudad sin eventos en la playa, según informaron fuentes municipales en un comunicado.

Así lo indicó tras reunirse con los responsables de la organización y promoción de la mayoría de eventos y torneos deportivos que cada año se organizaban en las playas de Valencia para informarles de que sus actividades no han podido ser incluidas en el plan de temporada de verano que antes de cada 31 de marzo se presenta ante Demarcación de Costas ante la "falta de respuesta por parte de la Administración Central".

Grau les mostró el "apoyo" del consistorio en este asunto y la "imposibilidad de desbloquear la situación ante la callada por respuesta que se ha obtenido pese a las reivindicaciones y peticiones formales de los últimos meses".

Según informaron las mismas fuentes, el pasado 31 de marzo concluyó el plazo de presentación del plan de temporada sin que Lissavetzky "haya atendido la petición del Ayuntamiento de Valencia y demás instituciones valencianas como Generalitat valenciana y las diferentes diputaciones, de mediar y garantizar una solución a la arbitraria aplicación de la Ley de Costas por parte del Ministerio de Medio Ambiente".

El Ayuntamiento indicó que el primer evento que se verá afectado por esta medida es el Festival Internacional de Cometas Ciudad de Valencia, "que goza de un amplio reconocimiento a nivel mundial y que era seguido por más de 15.000 personas en la propia playa".

Por este motivo, el Ayuntamiento se ha visto obligado "a no poder atender las numerosas peticiones" de los organizadores de este tipo de eventos y señaló que la "única excepción" que se hará este año será la Escuela de Vela del Consell Valencià de l'Esport, "contraviniendo los informes de los técnicos municipales y de la Federación de Vela, y las fiestas y escuelas de verano".

El pasado 5 de marzo Cristóbal Grau anunció la suspensión temporal de cualquier actividad de este tipo en las playas de Valencia "debido a la actitud discrecional de las sanciones y que éstas fueran impuestas únicamente a algunos eventos y exclusivamente en la playa de Valencia, mientras que dichos torneos eran organizados con el mismo formato y visibilidad en otras costas españolas sin sanción alguna conocida".

Al mismo tiempo, solicitó la intermediación de Lissavetzky para "buscar una solución que garantizase a todas las partes la normal celebración de las actividades en las playas con un criterio único en la aplicación de la ley".

Ahora, los promotores de los eventos "deberán ahora dirigirse de manera individual a la Demarcación de Costas para que garantice la posibilidad de practicar deporte en nuestras playas, con expresa garantía de que el Ayuntamiento no será sancionado".

En elc aso de la Escuela de Vela del Consell Valencià de l'Esport, será trasladada de su ubicación habitual "contraviniendo los informes de los técnicos municipales y de la Federación Valenciana de Vela", que "desaconseja" cambiar la localización hacia el norte, "tal y como exige la Demarcación de Costas como condición innegociable para autorizar su montaje".

Sin embargo, "con el fin de no dejar sin servicio y no perjudicar los intereses de más de 1.000 niños y niñas que disfrutaron de este servicio el año pasado, y que muchos ya se habían registrado para asistir a las clases esta temporada, el Ayuntamiento se ve obligado a cumplir las exigencias de Costas pese a las recomendaciones de los técnicos". Esto supondrá a las arcas municipales un sobrecoste de unos 25.000 euros, señaló el consistorio.

El Ayuntamiento, según las mismas fuentes, "ha sido sancionado hasta en siete ocasiones" y hasta el momento ha pagado 75.000 euros por este motivo. A fecha de hoy, quedan pendientes de pagar otras dos denuncias, una por 18.000 euros, y otra cuya cuantía aún no ha sido fijada. Además, indicó que las sanciones "supusieron en su día la pérdida de la Bandera Azul para la playa de la Malvarrosa".

Con la medida adoptada por el consistorio ante esta situación, "se dejan sin actividad casi 20 kilómetros de costa y una superficie costera de más de 782.000 metros cuadrados de playa". Además se impide la celebración de 46 torneos celebrados en la playa de La Malvarrosa y de Pinedo o en sus inmediaciones en los últimos años, en los que participaron alrededor de 7.600 deportistas y que fueron seguidos por unos 203.450 espectadores.