El Ayuntamiento de Ciudad Real y RSU se reúnen para solucionar los problemas de la escombrera de Cabeza de Palo

TOLEDO, 11 (EUROPA PRESS) Representantes del Ayuntamiento de Ciudad Real han mantenido una reunión con representantes del Consorcio de Residuos Sólido Urbanos (RSU) para la toma de decisiones respecto a la situación de la escombrera de Cabeza de Palo y cuya gestión viene realizando el RSU. El motivo de la reunión en la que estuvieron presentes el gerente del Consorcio, Francisco Espinosa, y el concejal de Sostenibilidad, Juan Caballero, fue buscar soluciones a la situación que se vive en la escombrera por la presencia de numerosas personas que se dedican a la rebusca de residuos "y no dejan trabajar libremente a los operarios y usuarios", así como por el depósito de combustibles en la escombrera "que no está permitido", informó en nota de prensa el Ayuntamiento de Ciudad Real. Así, los responsables de RSU y del área municipal de Sostenibilidad decidieron normas de funcionamiento entre las que destacan, que a partir del 15 de febrero únicamente se dejarán pasar al recinto vehículos que vayan a depositar residuos de construcción y demolición, y que si al realizar el vertido se detecta el incumplimiento de esta norma, se obligará al usuario a llevarse el residuo indebidamente vertido ó se le denegará el acceso en lo sucesivo. Además, y a partir de esa misma fecha, dejarán de depositarse en el vertedero de Cabeza de Palo, los residuos procedentes de los puntos limpios y empresas que gestiona el RSU. Ambas instituciones, pondrán en conocimiento de la Delegación Provincial de Industria las medidas adoptadas, solicitándole una aplicación flexible de la norma para que pueda seguir depositándose RCD, no mezclados, en la escombrera municipal hasta la puesta en marcha de la nueva planta de tratamiento de estos residuos que tiene proyectada y adjudicada ya el Ayuntamiento de Ciudad Real.