El Ayuntamiento recurrirá la anulación de la modificación puntual del PGOU en Nueva Montaña

SANTANDER, 11 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Santander presentará recurso de casación contra la anulación, por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), de una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en la zona de Nueva Montaña donde el Gobierno regional construyó unas 470 viviendas protegidas.

Así lo anunció hoy el concejal de Infraestructuras, Vivienda y Urbanismo, César Díaz, quien señaló que el Ayuntamiento recurrirá, si bien, en principio, tanto la Ley del Suelo como la revisión del PGOU darían cobertura legal a la actuación al contemplar las prescripciones del tribunal, una postura, recordó el edil, que comparte el consejero de Presidencia, Vicente Mediavilla.

El concejal explicó que, según el estudio que están realizando los servicios jurídicos municipales, "en principio parece que no existe ningún problema" puesto que la Ley del Suelo ya contempla el computo de espacios de uso público privados como espacios libres, "que era el único matiz que puso el tribunal de cara a la calificación puntual", indicó.

La normativa urbanística exige que por cada 100 metros cuadrados construidos existan 12 metros cuadros de espacios libres, y la modificación puntual que posibilitó la construcción de las viviendas en Nueva Montaña se tramitó con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley del Suelo de Cantabria, que permite que esos espacios libres se puedan ubicar en zonas privadas.

Por otro lado, señaló que el PGOU "también daría cobertura" a esta actuación, y "siempre quedaría la alternativa" de tramitar una nueva modificación puntual que recoja "expresamente" ese apartado. Al respecto, recordó que la anulación del tribunal se basa en un defecto en la tramitación, pues la modificación se aprobó directamente, sin aprobación inicial.

Se trata de una modificación puntual en el Área Específica de reparto número 51 de Nueva Montaña, con la que el Ayuntamiento pretendía cumplir una sentencia del Tribunal Supremo que anuló la modificación previa respecto a los mismos terrenos y ordenó habilitar más espacios libres.

Tras el fallo del Alto Tribunal, dictado en octubre de 2005, el Pleno del Ayuntamiento de Santander aprobó en febrero de 2006 trasladar una nueva modificación a la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU), que dio su aprobación definitiva el 22 de febrero de dicho año.

Un particular recurrió tal aprobación, entre otras cosas, porque consideraba que no se había respetado el procedimiento, ya que en esa modificación no hubo aprobación inicial, ni trámite de información pública ni aprobación provisional, sólo la definitiva de la CROTU.

El Ayuntamiento y el Gobierno de Cantabria justificaban esa ausencia de parte del procedimiento por tratarse precisamente de la ejecución de una sentencia, pero el TSJC cree que el calado de los cambios introducidos requiere necesariamente de la tramitación completa y, por ello, declara nula la modificación.