El Bloc pide una revisión "en profundidad" del Plan de Carreteras que elimine todas las autopistas

La coalición reitera que Aguiar "debería dimitir" y pide "mucho cuidado" con el proyecto por las investigaciones judiciales a ese departamento del Consell PALMA DE MALLORCA, 30 (EUROPA PRESS) El Bloc per Mallorca pidió una revisión "en profundidad" del Plan de Carreteras para que abandone la "lógica desarrollista", una idea que plasmó en las 36 alegaciones al mismo ya presentadas que dio a conocer hoy y que se deberán consensuar con el PSIB-PSOE y UM, entre las que destacan la suspensión de todas las autopistas, ya que, con esas vías "no se podrá aprobar" en ningún caso. Así lo expusieron, en un encuentro mantenido con los medios de comunicación, los dos líderes de esta coalición, Miquel Àngel Llauger y Biel Barceló, quienes aprovecharon para advertir que es necesario tener "mucho cuidado" con este proyecto, a tenor de las investigaciones judiciales que se realizan sobre el Departamento de Carreteras del Consell de Mallorca y reiteraron que su responsable, Gonzalo Aguiar, "debería dimitir" al margen de su situación procesal. Según expusieron ambos políticos, para llevar a cabo el cambio de modelo, será necesario elaborar un nuevo Plan Director y que pase de nuevo por exposición pública --todo ello, tras alcanzar acuerdos con sus socios de Gobierno--, por lo que consideraron necesario empezar a trabajar para obtener resultados en "tiempo record", como pasó con el decreto ley sobre la renovación de la planta hotelera y, a este respecto, Barceló estimó como fecha probable finales de este año. Para trabajar en favor de ese acuerdo, los líderes del Bloc per Mallorca reiteraron su intención de celebrar reuniones conjuntas con PSIB-PSOE y UM al mismo tiempo, y no "bilaterales", como viene sucediendo hasta ahora desde que se puso en marcha el pacto de Gobierno de esta legislatura, en las que rechazaron que se realice "urbanismo a la carta", como en el caso del Golf de Son Baco (Campos) y apostaron consensuar las cuestiones incluidas en el pacto original antes que abordar otras nuevas. En sus alegaciones, la coalición integrada por PSM-Entesa Nacionalista, EU-EV y ERC, que no tiene intención de "retrasar el proyecto", hacen referencia a cuestiones como "compactar al máximo" todas las rondas contempladas --entre ellas, el Segundo Cinturón de Palma--, para que consuma la menor cantidad posible de territorio; descarta, porque "no es necesaria", la ampliación a seis carriles del autopista Palma-Inca desde la vía conectora hasta esta segunda población. Además, reclama un diseño "específico" para las carreteras de interés paisajístico y de montaña; la inclusión de carriles bici; cambios de titularidad en carreteras que ahora son locales o vecinales y que llevan a puntos de interés --por ejemplo, a una hermita--; y propone la implantación de carriles para autobuses --que ahora se descarta--; sin olvidar la creación de miradores, áreas de reposo y actuaciones medioambientales o tratamientos ornamentales. En línea con lo anterior, las alegaciones del Bloc se oponen a las variantes Sur de Artà y Sineu, aunque apuesta por una vía de ese tipo en el caso de Campos; al eje transversal Sur-Norte de Mallorca; a que se construya una nueva vía entre la localidad de Pórtol y la carretera de Manacor; al desdoblamiento de la Andratx-Port d'Andratx; a la duplicación de la calzada de la Peguera-Andratx; y, en cambio, piden el acondicionamiento de la red secundaria s'Arracó-Sant Elm (Andratx), entre otras alegaciones. Respecto al debate que será necesario con los otros dos partidos en el Gobierno para consensuar un nuevo plan director, Barceló señaló que "determinadas variantes pueden ser objeto de discusión, pero hay otras que entiendo que no", entre las que destacó la de Felanitx y, a este respecto, recordó que el plenario del Ayuntamiento de esa localidad también la rechazó por unanimidad. También se mantendrá inflexible el Bloc en todo lo relacionado con las autovías. Cabe señalar que, para la redacción de sus alegaciones, la coalición se basó en los acuerdos adoptados en las distintas juntas locales que la componen, así como en el dictamen de arquitectos y urbanistas específicamente consultados para la ocasión. Además, el Bloc dirige la Conselleria de Movilidad y Ordenación del Govern.