El CCN acusa a Llanos (PP) de desviar la atención de su gestión al pedir al Cabildo de Tenerife que pague por el tranvía

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 (EUROPA PRESS)

El portavoz Centro Canario Nacionalista (CCN), Benito Codina, ha afirmado hoy que su partido considera que el actual teniente de alcalde de Santa Cruz, Ángel Llanos (PP), se ha mostrado "incompetente" para llevar adelante la gestión en materia de Hacienda que el alcalde, Miguel Zerolo (CC), le encomendó al inicio de la legislatura.

Codina explicó en un comunicado que "la clara evidencia de su incompetencia es la última ocurrencia que se la ocurrido al refrescante concejal de Hacienda de reclamarle al Cabildo de Tenerife el pago por la ocupación de suelo público por el paso del tranvía por Santa Cruz".

"Se trata de una estrategia burda para desviar la atención de su gestión y no hacer frente a la deuda que tiene contraída el ayuntamiento por la prestación del servicio urbano de TITSA, que asciende a casi 18 millones de euros y que está llevando a una difícil situación de sostenibilidad a esa empresa pública de transportes, en una clara evidencia del nulo interés que tiene el edil del Partido Popular por el mantenimiento del empleo de sus trabajadores", añadió.

El portavoz del CCN afirmó que "debe ser por culpa de su incompetencia el que Ángel Llanos no recuerde que fue miembro la pasada legislatura del equipo de gobierno del Cabildo insular y que en ese periodo tuvo conocimiento de que el Ayuntamiento de Santa Cruz no puso ni un solo euro para la construcción del tranvía, siendo como es, junto con el de La Laguna, el principal beneficiario de su construcción, al contrario de lo que sucede en otras capitales del Estado, que sufragan en gran medida dicha inversión con sus presupuestos".

Benito Codina indicó que "no se puede tener al frente de un área tan importante del Consistorio a una persona que lo único que ha demostrado hasta la fecha es su enorme capacidad para la fotografía y para la promoción artística, pero nula para hacer frente a los graves problemas económicos que atraviesa la capital de la isla, con una deuda que supera los 100 millones de euros, lo que conlleva la enorme losa de los créditos financieros que hipotecan su capacidad inversora, y le llevan a ser uno de los municipios más morosos del Archipiélago ante sus proveedores y otras administraciones públicas".