El PP ofrece su "apoyo" al Govern para evitar la imposición del catalán en la Sanidad Pública Balear

IBIZA, 14 de abril (EUROPA PRESS)

El PP criticó hoy las acciones dispuestas por el conseller de Salud y Consumo del Govern balear, Vicenç Thomàs, en materia lingüística y le ofreció su apoyo "para evitar la imposición del catalán en la sanidad pública de las islas".

Según expuso la diputada por las Pitiusas, Carmen Castro, "es lamentable la confusión permanente a la que está sometiendo a los ciudadanos en general, y a los profesionales sanitarios en particular, ante la aplicación del Decreto que regula la imposición del catalán en la sanidad balear", causa por la que consideró "debería modificar esta norma".

Castro consideró "desafortunadas" las declaraciones del titular de Salud ante la convocatoria de más de 4.000 plazas sanitarias en la próxima oferta pública de empleo sanitaria de Baleares, en las que el Ejecutivo balear se ha visto "obligado" a regular la exigencia del catalán como un requisito y no como un mérito, dada la legislación vigente en la actualidad.

En este sentido, el PP ofreció hoy su apoyo parlamentario al presidente del Govern, Francesc Antich, para poder aprobar una normativa "legal, clara y precisa, que evitaría, en cualquier caso, que el catalán pudiera ser exigido como un requisito, en vez de ser calificado como un mérito en los procesos de selección del personal sanitario". Con el apoyo de los 'populares', matizó Castro, se obtendría la mayoría necesaria para la aprobación, y el Govern no dependería de sus socios de gobierno nacionalistas.

Por otro lado, desde el PP lamentaron hoy la "confusión" a la que el responsable de Salud y sus colaboradores están sometiendo a los profesionales sanitarios, "ya que la moratoria de tres años aprobada por la Conselleria, curiosamente el mismo día de la aprobación del Decreto, tan sólo es aplicable a los médicos y enfermeros, pero no al resto de categorías sanitarias".

Según concretó la diputada 'popular' en declaraciones recogidas por Europa Press, auxiliares de enfermería, técnicos de radiodiagnóstico, técnicos de laboratorio, técnicos de radioterapia o celadores deberán acreditar el nivel respectivo desde el primer día si quieren acceder a la OPE, e incluso, matizó, en el caso de médicos y enfermeros, tras los dos años de ocupación de la plaza deberán acreditar el certificado B de catalán si quieren mantenerla, "por lo que la imposición del catalán sigue vigente".

La diputada consideró que la aprobación de esta iniciativa permitiría a la Conselleria de Salud, centrarse en la solución "de los verdaderos problemas sanitarios de los ciudadanos de Baleares y recuperar la paz en el sector sanitario, perdida, entre otras cuestiones, por la imposición de unos requisitos lingüísticos que hasta hoy nunca habían generado problemas en nuestra sanidad".

Por último, el PP exigió al Govern que dirija sus esfuerzos, principalmente, a la reducción de las listas de espera y a la mejora de la satisfacción de los usuarios de la sanidad pública balear, así como a la mejora de las condiciones laborales de los profesionales sanitarios. Cuestiones, que el Partido Popular consideró prioritarias respecto de la exigencia de la lengua catalana.