El PSOE pedirá al Ayuntamiento que refuerce los mecanismos para cumplir la normativa en Cañadío

Los socialistas recogen así las reivindicaciones de los vecinos, que "conviven" con 280 bares y sufren problemas de ruidos y aparcamiento

SANTANDER, 18 (EUROPA PRESS)

El Grupo Socialista de Santander pedirá al equipo de Gobierno municipal que refuerce los mecanismos para asegurar que se cumpla la normativa en la zona de Cañadío y el ensanche de Santander, un área que "padece" los efectos derivados de una concentración excesiva de locales de ocio, con más de 280 bares en su perímetro.

De esta forma, los socialistas recogen las quejas y reivindicaciones de los vecinos de la zona, tras la reunión mantenida por el concejal socialista Manuel Cavero y el secretario de Organización del PSOE de Santander, Luis Concha, con representantes de la Asociación de Vecinos Pombo-Cañadío para, entre otras cuestiones, presentar las inversiones que se ejecutarán en Santander con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local.

En nota de prensa, el concejal del PSOE Manuel Cavero subrayó que la principal reivindicación de los vecinos es que el Ayuntamiento haga cumplir la Ley y sea "riguroso" en la aplicación de las normas para conseguir armonizar la convivencia entre vecinos y establecimientos hosteleros.

Los vecinos reclaman además una nueva legislación de ruido que regule y que haga compatible ocio y descanso para "combatir la pasividad y el desinterés municipal que existe a la hora de vigilar que se cumplan las normas"; y exigen que la administración competente regule específicamente la actividad de los locales que, al amparo de la denominación genérica de bocatería, han proliferado en la zona y permanecen abiertos durante toda la noche.

Según el PSOE, la asociación critica la "escasa" presencia de la Policía de Distrito en la zona y la "falta de agilidad y el desinterés" a la hora de vigilar el cumplimiento de las normas de ruido, horarios de cierre, tipos de licencia de los bares, etcétera, lo que deriva en "constantes incumplimientos" que generan un barrio "inhabitable" para los vecinos.

Los vecinos también se quejan de que "la mayoría" de las denuncias que realizan ante la Policía Local "no se tramitan". "La Policía Local no denuncia ni una pequeña parte de las infracciones cometidas, aunque en los últimos años la situación en cuanto a horarios de cierre ha mejorado con respecto a los años anteriores", asegura el presidente de la Asociación, Ricardo Alea.

Como ejemplo, el PSOE asegura que en el año 2000 apenas fueron veinte las denuncias que llegaron a la Secretaría General de la Consejería de Presidencia, todas ellas formuladas por la Policía Nacional, en tanto que de las 589 de las denuncias que levantó la Policía Local, ni una sola llegó a la Consejería.

APARCAMIENTOS Y PLAZA DE POMBO

Por otro lado, Cavero subrayó que "la progresiva desaparición de plazas de aparcamiento" es otro problema de la zona, después de que en los últimos cinco años se hayan eliminado 1.300 plazas.

La Asociación reclama que se busquen soluciones que garanticen que los residentes tengan preferencia y disponibilidad en la utilización de los aparcamientos de superficie en el horario diurno, ya que consideran que para los no residentes hay plazas más que suficientes en los aparcamientos subterráneos de rotación, más algunas zonas azules.

Por último, respecto a la Plaza de Pombo, quieren que deje de ser el "trastero" donde el Ayuntamiento coloca todo lo que, en su opinión, "no sabe dónde poner, como carpas, churrería ambulante, furgoneta de perritos calientes, tiovivos, etcétera", y piden que le dé una utilidad como zona de esparcimiento de niños y jóvenes, ya que no hay un solo espacio en todo el ensanche en donde puedan jugar y hacer deporte.

En suma, los vecinos reivindican que el ensanche "deje de ser una zona de esparcimiento de copas y de hostelería desmesurada y se consiga un equilibrio adecuado entre los diversos usos de una ciudad moderna y sostenible", agrega el PSOE.