El PSPV pide a Fabra que identifique a quien gritó "¡que venga Tejero!" cuando intervenía un edil socialista

CASTELLÓN, 27 (EUROPA PRESS) El concejal socialista del Ayuntamiento de Castellón y secretario general del PSPV-PSOE en Castellón, Pep Grau, reclamó hoy al alcalde, Alberto Fabra, que identifique al ciudadano que lanzó el grito "¡que venga Tejero!" en el pleno ordinario de ayer, durante la intervención del portavoz adjunto socialista, Mario Edo. Según dijo en un comunicado, "es intolerable que se lancen proclamas fascistas en el pleno y el alcalde las consienta". "El Partido Popular está demostrando un preocupante déficit democrático al fomentar el comportamiento ultra de las instituciones y personas que defienden posiciones políticas que exaltan la dictadura franquista o los intentos de golpe de Estado que pretendían acabar con el régimen de libertades que nos dimos con la Constitución de 1978", añadió. Grau censuró el "colaboracionismo" del alcalde con estas posiciones, que --dijo-- "constatan que en el PP aún queda un rescoldo de intransigencia y de resistencia a los valores democráticos". El concejal socialista recordó que, en el mismo pleno, "Fabra desestimó la petición que efectuó el propio Grau en la que le instaba a exigir a la Diputación la retirada del libro 'España, un sueño imposible', en el que se loa a Franco y se niega el golpe militar contra la República en 1936". Con la petición de identificar al ciudadano que gritó "¡que venga Tejero!", Grau pretende que "el alcalde actúe con el equilibrio político que se espera de la primera autoridad municipal y con la misma diligencia con que acusó a dos simpatizantes socialistas de gritarle "¡trajes para todos!" al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, durante la Romería de les Canyes". "Si el alcalde fue capaz de identificar, sin ninguna prueba a estas dos personas entre las 120.000 que asistieron a la romería, no tendrá problemas en identificar ahora al autor de la increpación fascista en el pleno", explicó Grau. El edil socialista recordó que, "por decisión del alcalde, los vecinos que asisten a las sesiones plenarias deben identificarse ante los funcionarios municipales mediante el número de DNI y sus nombres son anotados en un libro de registro". Además, --señaló-- "un sistema de cámaras graba el desarrollo del pleno". "No queremos pensar que el alcalde suscribe la infame pretensión de ese vecino exaltado y quiera encubrir a un camarada con su silencio cómplice", concluyó.