Europa critica urbanismo en España y amenaza con retirar fondos

MADRID (Reuters) - El Parlamento Europeo aprobó el jueves un nuevo informe que critica la "urbanización masiva" en España y la "avaricia" y "conducta especulativa" de algunas autoridades locales y constructores y sugirió la retirada temporal de fondos europeos.

"El texto propone suspender y revisar todos los planes urbanísticos nuevos que no garanticen el respeto por la propiedad y sugiere interrumpir la provisión de fondos estructurales y de cohesión a España hasta que no se solucione el problema", dijo la Eurocámara en una nota.

El informe - realizado por la diputada danesa de los Verdes Margrete Auken - fue aprobado por 349 votos a favor, 110 en contra y 114 abstenciones.

Es la tercera vez que el pleno de la Eurocámara se posiciona sobre este tema. La primera fue en diciembre de 2005 (informe Fortou) y la segunda una resolución aprobada en junio de 2007.

El informe aprobado el jueves pide al Gobierno español y a las comunidades autónomas que realicen una "profunda revisión" de una legislación que califican de "lenta" con el objetivo de "poner fin a los abusos de los derechos y obligaciones recogidos en varios tratados internacionales".

La Eurocámara también pide que los organismos regionales suspendan y revisen sus nuevos planes urbanísticos, de forma que respeten los criterios de sostenibilidad y hacen un llamamiento a detener y anular aquellos en curso que no respeten los criterios establecidos en el derecho comunitario.

Tras varios años de bonanza histórica en precios y ventas de vivienda, el sector residencial vive ahora un momento de franca desaceleración, especialmente acusada en la costa. La franja mediterránea sufre un claro exceso de oferta y ha sufrido en los últimos años diversos escándalos urbanísticos.

Cerca del 50 por ciento de las denuncias sobre urbanismo recibidas en Europa durante la actual legislatura proceden de ciudadanos españoles.

El informe aprobado el jueves hace mención particular a Marbella, donde asegura que se han construido ilegalmente "decenas de miles de viviendas que infringen probablemente la legislación comunitaria".