Gregorio Gordo sale propuesto coordinador de IU-CM con una lista de consenso apoyada por el 93% de los votos

MADRID, 29 (EUROPA PRESS) El diputado regional Gregorio Gordo salió hoy propuesto coordinador de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid, después de que la lista de consenso que encabeza obtuviera el 93 por ciento de los votos en la octava Asamblea regional de la coalición, celebrada durante el fin de semana en la sede de Comisiones Obreras. Gordo --procedente de la facción con más peso dentro de la organización madrileña, la liderada por el portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez-- encabeza una lista de consenso confeccionada por las principales familias de la formación en la región, esto es, la 'Nacional-II', con Pérez y Gordo, 'IU Abierta', representada por los diputados regionales Inés Sabanés y Fausto Fernández, y PCM. La candidatura obtuvo un amplio respaldo con 107 votos de los 114 totales, que representan la mitad del Consejo Político Regional. La otra mitad, que representan las asambleas, tendrá que votar ahora la candidatura única, algo que se producirá en el plazo de un mes. Será entonces cuando Gordo sea nombrado oficialmente coordinador de IU-CM. La lista de consenso apoyada abrumadoramente no tuvo rival ya que finalmente ninguna otra candidatura se presentó en la Asamblea regional celebrada este fin de semana. La consecuencia es que Gordo será la cara visible de una lista consensuada en la que estará acompañado por veteranos de la fuerza política como Ángel Pérez, Inés Sabanés, Fausto Fernández, José Masa, Julián Sánchez Vizcaíno o Caridad García, como por valores emergentes, entre los que destacan nombres como los de Daniel Álvarez, Tania Sánchez Melero, Lidia Fernández o Ismael González. IU-CM presenta a su nueva Dirección después del periodo abierto tras la dimisión del anterior coordinador de la Comunidad de Madrid, Fernando Marín, que dejó el puesto por razones personales. Entonces se dio paso a una dirección colegiada con siete miembros procedentes de las principales familias representadas en la organización madrileña, como los portavoces en el Ayuntamiento y en la Asamblea de Madrid, Ángel Pérez e Inés Sabanés, respectivamente. DECLARACIÓN POLÍTICA IU aprobó la Declaración Política, con 486 votos a favor y 104 en contra, que regirá la línea que seguirá la formación en los próximos años en la que resalta la necesidad de "refundación" del partido para acercarse a los ciudadanos y una apuesta clara por la movilización y el sector público frente a la entrada de capital privado en servicios como la sanidad o la educación. La declaración expone que en los últimos meses "la situación económica ha cambiado drásticamente" con la crisis económica, que se ha notado de manera "más severa" en España y en la Comunidad de Madrid por los "regalos fiscales" impulsados por el Ejecutivo y que han conllevado la supresión y rebaja de Impuestos como el de Patrimonio o Sociedades. Asimismo, criticó la "crisis ética, moral y política que atraviesa la derecha madrileña" y apostaron por llevar a cabo un plan de medidas sociales y coordinadas para salir de la crisis. Desde IU criticaron la "política liberal" impulsada por el Ejecutivo de Esperanza Aguirre, especialmente en el ámbito de los servicios ciudadanos como la sanidad, la educación o la atención a personas en situación de Dependencia. Así, hablaron de una "educación clasista", de una falta de equidad en el acceso a la sanidad y de un modelo de gobierno "a golpe de talonario, corrupción y espías", que "inhabilita" al Ejecutivo regional para gobernar. IU hizo énfasis en recuperar posiciones en las instituciones tanto en la región como en la Unión Europea. "A partir de hoy el objetivo son las próximas elecciones", indica el escrito, que apunta a los comicios europeos de este mes de mayo y también de las municipales y autonómicas de 2011. Así, apuestan por una "alternativa real de izquierdas al derechismo de la Comunidad de Madrid" para lograr una región en la que reine la "cohesión, igualdad" y en la que se dé un "fortalecimiento del sector público" en contra de "utilizar el dinero público para enriquecerse". No sólo recibió críticas la política del Ejecutivo de Aguirre, sino también la de los socialistas madrileños liderados por Tomás Gómez, de los que criticaron "la complicidad" con Aguirre en Caja Madrid y que no se posicionara claramente en contra de la entrada del capital privado en la sanidad madrileña. En el caso de la Caja apostaron por impulsar su función social, y en el de la sanidad, por un sistema cien por cien público. En el caso de la Educación, se opusieron al proceso de Bolonia, que renovará la universidad española para adaptarse al espacio europeo, por ser una "mercantilización" del sector, y también hicieron referencia al debate sobre la reforma de la Ley del Aborto vigente en los últimos días. Así, criticaron que la "Iglesia sigue pensando que el cuerpo de la mujer es patrimonio suyo y no de la mujer" y apostaron por impulsar la Ley de Plazos.