IU pide un pacto político para reconducir la situación en el Ayuntamiento de Almuñécar, en suspensión de pagos

La Diputación reitera al municipio la posibilidad de volver a recaudar a través de la APAT GRANADA, 23 (EUROPA PRESS) IU ha solicitado hoy a los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Almuñécar (Granada) la constitución de un pacto político para "reconducir" la situación en el Consistorio, que ha anunciado que se encuentra en suspensión de pagos y que sólo tiene garantizado el abono de la nómina de marzo. En rueda de prensa, el coordinador provincial de la formación de izquierdas, Manuel Morales, informó de que ha pedido una reunión de las direcciones provinciales de PP, PSOE, IULVCA y PA para los próximos días con el fin de identificar las diversas actuaciones conjuntas a tomar en Almuñécar, sin que se descarte la presentación de una moción de contra el alcalde, Juan Carlos Benavides (Convergencia Andaluza). Para Morales el regidor sexitano es un "cadáver político", al que salpican "numerosas irregularidades urbanísticas", desde denuncias ante la Fiscalía, hasta condenas de técnicos municipales, pasando por contrataciones de personal "poco claras". En ese sentido, abogó por "recuperar la normalidad democrática en el municipio", dejando de lado "cálculos electoralistas" y "poner por encima de todo el futuro del pueblo de Almuñécar". Por su parte, el coordinador local de IU en Almuñécar, Antonio Leyva acusó a Benavides de ser el "único responsable" de la gestión de la corporación en los últimos seis años y censuró que haya intentado "evadir" su compromiso "buscando otros culpables". "No se puede gastar más de lo que se ingresa", afirmó Leyva refiriéndose a los ingresos provenientes de los convenios urbanísticos, algunos "anulados" por la justicia. El vicepresidente tercero de la Diputación Provincial, José María Aponte, también se refirió hoy al bloqueo del servicio de recaudación de los impuestos municipales en Almuñécar que, tras ser gestionado por una empresa privada, ha sido denunciado y paralizado por el Juzgado de lo Contencioso número 1 de Granada, tras un recurso de la Junta de Andalucía. En rueda de prensa, el también diputado provincial de Economía y Hacienda ha asegurado que la Diputación tiene las "puertas abiertas" para que el Ayuntamiento de Almuñécar, ante cualquier cambio de criterio, pueda volver a recaudar sus tributos a través de la Asociación Provincial de Administración Tributaria (APAT) "con las mismas condiciones que con cualquier otro municipio y con los criterios establecidos desde 2005". LA DIPUTACIÓN NO ENDURECERÁ LAS CONDICIONES PARA SU VUELTA AL APAT "Si legítimamente quieren prestar el servicio por ellos mismos lo respetamos y les apoyaremos técnicamente en todo lo que esté de nuestra mano, pero si reconsideran su postura en ningún caso endureceremos las condiciones para su vuelta al servicio provincial de recaudación", señaló. Aponte insistió además en que en todo el proceso de transición hacia la privatización se han dado todas las facilidades desde la APAT puesto que "en diciembre de 2008 al Ayuntamiento de Almuñécar se le entregó en soporte informático todo lo necesario para que pudiera cobrar todos los recibos domiciliados, lo que podría alcanzar una recaudación de 3,4 millones de euros. Con posterioridad también se le ha facilitado la cuenta general, la liquidación y el soporte informático de todos los impuestos pendientes de cobros del municipio" Aponte criticó que el Consistorio sexitano "se embarcó en una aventura sin garantía legal adjudicando el contrato de recaudación a una empresa privada sin informes del interventor, ni del secretario y con cláusulas manifiestamente ilegales, por lo que ahora el alcalde no puede culpar al resto de instituciones, partidos políticos o a los medios de comunicación, de las consecuencias de una decisión libre y soberana". Consideró el vicepresidente asimismo que "la acción demostrada como irresponsable por una decisión judicial tomada por el alcalde de Almuñécar pretendía obedecer una intención claramente política del P sexitano que intervino de forma beligerante para que se rescindiera el contrato con la APAT con argumentos tan solidarios como que Almuñécar no tenía que pagar las oficinas de la APAT en municipios y comarcas más desfavorecidas de la provincia". El diputado acusó en ese sentido al presidente de los 'populares' granadinos, Sebastián Pérez, de vender el apoyo del PP para que Almuñécar se saliera de la APAT en beneficio de intereses particulares. "¿Cómo se entiende que el edil Francisco Ledesma se saliera del punto del pleno en el que se debatía el punto de la adjudicación de la recaudación a una empresa privada?. Después hemos sabido que el señor Ledesma es el director gerente de la empresa adjudicataria. Todo evidencia que con esta acción se selló un pacto político entre CA y el PP con el que se ha puesto en peligro la estabilidad económica de un municipio al no poder llevar a cabo la recaudación de sus tributos y que añadido a la mala gestión política de su alcalde no tiene liquidez ni para garantizar lo sueldos de sus trabajadores", mantuvo. El portavoz socialista en la Diputación de Granada ya advirtió públicamente en el mes de septiembre al PP del peligro que suponía apoyar a Benavides a cambio de "prebendas" y acusó a Sebastián Pérez de una "operación orquestada" para "desprestigiar" los servicios públicos de calidad que presta la Diputación como es el que presta la APAT, "precisamente en 2008, el mejor año en la historia en cuanto a recaudación y todo con el único objetivo de dañar políticamente la institución provincial".