La edil de Playas de Estepona dice ahora que Costas aún no ha sancionado al chiringuito 'Bikini Beach'

ESTEPONA (MÁLAGA), 16 (EUROPA PRESS)

La concejala de Playas del Ayuntamiento de Estepona (Málaga), Carmen Ocaña, reconoció hoy que fue "un error por mi parte comunicar a los medios que se había impuesto una sanción cuando aún no tenía la documentación" en relación al chiringuito 'Bikini Beach', del que la semana pasada dijo que había sido sancionado por la Demarcación de Costas con una multa de 240.000 euros.

Ocaña insistió en que desde la Demarcación de Costas se le comunicó "extraoficialmente" que se le ha abierto un expediente al citado establecimiento, "que excede la superficie permitida, ya que se ha ampliado de 150 a 508 metros tal y como constataron ayer mismo los técnicos del Departamento de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento".

Según indicó a los medios la concejala, "la Ley de Costas establece una sanción de 120 euros por metro cuadrado y día de ocupación del dominio público" sin permiso, por lo que pidió "que se hagan las cuentas y se podrá obtener la cantidad estimada de la sanción que se le podría imponer".

Ocaña pidió disculpas por haber dado por hecha la sanción "sin tener documentos en mis manos" y puso su cargo "a disposición del alcalde si le he podido perjudicar políticamente". La edil reiteró que no se trata "de ninguna vendetta política", a lo que añadió que vamos a seguir trabajando en la apertura de los accesos públicos a las playas y en la recuperación del dominio público, por lo que es de esperar que haya más personas molestas".

Por su parte el alcalde, David Valadez (PSOE), aseguró que es "muy loable que un político pida disculpas públicamente por un error, algo que no suele ser habitual y mucho menos en el Ayuntamiento de Estepona", a lo que añadió que tanto él como el gobierno "respaldamos la labor que está realizando Carmen Ocaña en sus delegaciones".

PP

Desde el PP de Estepona su portavoz, Ignacio Mena, lamentó "el daño que se hace al sector con situaciones de este tipo, que, además, ponen a Estepona otra vez en los medios de comunicación con noticias nada positivas", a lo que agregó que ante casos como éste "cabe preguntarse si se trata de una venganza política del PSOE contra un empresario que les llevó parte de la campaña y con el que no han terminado bien".

Ante estas declaraciones, Ocaña insistió en que "no hay ningún tipo de venganza" y recordó a Mena que hace unos días "él mismo me pidió información sobre este establecimiento para convocar una rueda de prensa y denunciar el exceso de ocupación y el hecho de que no cumpliera las normas estéticas".