La Junta insiste en defender los chiringuitos y asegura que "nadie entendería" el litoral andaluz sin ellos

MÁLAGA, 25 (EUROPA PRESS) La Junta de Andalucía sigue defendiendo el mantenimiento de los chiringuitos y aseguró que "nadie entendería" el litoral andaluz en general sin estos establecimientos turísticos que son "una seña de identidad propia" del destino andaluz. Así, según indicaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, se trata de elementos fundamentales para garantizar la actividad turística durante todo el año, sobre todo en zonas con una alta estacionalidad turística. Desde el Gobierno andaluz insistieron en que, respetando los criterios ambientales y de garantía de uso público de las playas, se debe defender la conservación de estos espacios. Y es que, según precisaron, también los chiringuitos contribuyen a que lleguen más de quince millones de turistas atraídos por el sol y la playa. La Junta de Andalucía, a través del Plan General de Turismo Sostenible, establece que son un servicio turístico. De hecho, se definen como instalaciones de playas permanentes, frente a las denominadas de temporada como quioscos, parcelas de hamacas y zonas náuticas y de recreo. En la región andaluza se estima que existen 4.000 empresarios, y alrededor de 40.000 empleos directos, la mayor parte de ellos estables; afectados por la normativa de Costas. En este sentido, destacaron la importancia que tienen tanto para la economía local como para el conjunto de la región. "Contribuyen a luchar contra la estacionalidad turística, mejoran la imagen del destino y a la prestación de servicios públicos asociados al entretenimiento", manifestaron, al tiempo que puntualizaron que la problemática es distinta en las provincias con larga tradición en chiringuitos, caso de Málaga, frente a otras donde predominan los temporales. La Dirección General de Costas en la encargada de otorgar las concesiones administrativas a los ayuntamientos, normalmente con una duración de entre 15 y 30 años. Todo ello para otorgar una seguridad jurídica al empresario que tiene que realizar una inversión estimada en los 400.000 euros, conforme a los requisitos fijados en la propia normativa, y que sirve para que estos espacios sean útiles durante el invierno, lo que contribuye a la desestacionalización del sector. Desde la Consejería informaron a Europa Press que si se trasladasen a lugares de interior pasarían a ser establecimientos de restauración genéricos, que tienen una demanda e incluso una normativa diferente. "El propio sector empresarial de playas no se ha opuesto nunca a que los chiringuitos se adosen a los paseos marítimos siempre que se acceda a ellos directamente desde la arena", concretaron, al tiempo que insistieron en la apuesta del Gobierno andaluz por estos espacios, tal y como manifestó el consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Luciano Alonso, en el Parlamento andaluz, donde calificó como prioritaria la conservación de los puestos de trabajo y la importancia de esta actividad porque están "directamente vinculados a nuestro destino turístico".