Los convenios del distrito Casco Antiguo postergan al menos a junio las excavaciones de la Huerta del Rey Moro

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS) El equipo de arqueólogos contratado por la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA) para las excavaciones arqueológicas proyectadas en la Huerta del Rey Moro, un enclave de 5.000 metros cuadrados libre de edificaciones en el sector norte del casco histórico de Sevilla, no podrá comenzar su trabajo al menos hasta junio, dado que en el marco del Área de Rehabilitación Concertada (ARC) del Casco Norte el distrito Casco Antiguo ha defendido los huertos escolares conveniados y sunvencionados con Ecologistas en Acción. Uno de de los miembros de la plataforma social en defensa de la Huerta del Rey Moro, Joaquín Moral, informó a Europa Press de que en la última de las reuniones de coordinación celebrada por el Área de Rehabilitación Concertada del Casco Norte, órgano en el que participan la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio y el Ayuntamiento hispalense, el distrito Casco Antiguo expuso que ante la contratación de estas catas arqueológicas, este departamento municipal tiene conveniado con Ecologistas en Acción el desarrollo de huertos escolares en este espacio hasta el mes de junio del año en curso, iniciativa que además cuenta con subvenciones públicas. Mientras EPSA espera "permiso" de la Delegación provincial de la Consejería de Cultura para iniciar las catas arqueológicas, Moral advirtió de que el acuerdo entre el distrito Casco Antiguo y Ecologistas en Acción y las ayudas libradas para el desarrollo de los huertos escolares permite asegurar que "al menos hasta junio, no se va a intervenir en la zona", donde la Asamblea de Amigos del Huerto del Rey Moro 'La Noria' promueve cultivos "extensivos" y acampadas vecinales en defensa de este espacio como enclave comunitario y de uso público. El Huerto del Rey Moro es una antigua huerta precolombina de 5.000 metros cuadrados de superficie verde situada entre las calles Sol y Enladrillada, tras los Jardines del Valle, vinculada a la Casa del Rey Moro, edificación gótico-mudéjar de finales del siglo XV considerada la más antigua construcción doméstica excluyendo el Alcázar y residencias palaciegas. Tanto la casa como la huerta fueron declaradas Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Monumento, en el año 2001. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006, según explicó Moral, "calca" los preceptos del antiguo planeamiento de 1987 y fija en este entorno una promoción de EPSA de 40 viviendas protegidas, un proyecto "ilógico" contra el que el colectivo de vecinos defiende un "espacio libre para el barrio".