Martí (PSC) contrapone la imputación de un funcionario de Barcelona a la trama de Madrid

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

El primer teniente de alcalde de Bienestar y Cohesión Territorial del Ayuntamiento de Barcelona, el socialista Carles Martí, advirtió hoy al PP de que la presunta vinculación de un inspector municipal del Eixample con la trama de corrupción de los prostíbulos "no tiene nada que ver con el descontrol general en todos los departamentos" de Madrid, gobernada por los populares.

En concreto, Martí se refirió así a la detención de "18 funcionarios municipales, algunos jefes de servicio, por mala praxis durante años", trama sobre la que el alcalde de Madrid, el popular Alberto Ruiz Gallardón, dijo que "no se había enterado", según afirmó el teniente de alcalde barcelonés, cuando en la capital catalana el Ayuntamiento ya investigaba antes de la actuación judicial.

Lo dijo en el marco de la Comisión de Presidencia, Territorio y Función Pública, donde compareció a instancia de CiU la concejal de Seguridad y del Eixample, la socialista Assumpta Escarp, y después de que Àngels Esteller (PP) y Joaquim Forn (CiU) insistieran en que no se trata de un caso aislado y reclamaran transparencia para levantar "la sombra de duda" sobre la actuación municipal.

Según Martí, el traslado del inspector de Ciutat Vella al Eixample se realizó porque no había suficientes indicios y se lo podía cambiar de lugar pero no de trabajo al haber ganado la plaza. Escarp añadió que la investigación se realizó a partir de la desaparición de dos expedientes en el Eixample, uno sobre un espacio de baños de vapor y sauna y otro de un piso sin licencia de actividad en el que se había constatado que se habían realizado contactos sexuales.

PP: "¿QUÉ HA FALLADO DEL SISTEMA?

Los concejales de PP y CiU insistieron en que quedan preguntas sin responder pese a la Junta de Portavoces extraordinaria de principios de mes. Esteller apostó por "fiscalizar todo lo que ha pasado", y advirtió de que el sistema de concesión de licencias está "bajo sospecha" por mucho que el Gobierno municipal diga "que es un caso aislado". "¿Qué ha fallado del sistema?", resumió.

La concejal del Eixample desvinculó la inspección de la concesión de licencias, en referencia a la querella que presentó una comerciante de Gràcia por soborno contra un consejero del PP en el distrito de Gracia, Alberto Belón, junto con un miembro del equipo de gobierno de Vallirana, y por la que también fue citada a declarar la gerente del distrito. Sobre esta cuestión, Martí dijo no tener "ninguna duda" sobre la tramitación del expediente.

Ester Capella (ERC) reclamó rigor y transparencia, lo que no significa que "se puedan airear" datos en secreto de sumario. La concejal republicana instó a los grupos a dar la trascendencia "que realmente tienen estas cuestiones", aunque admitió que es "muy gordo" lo qué ha pasado.

Tanto Esteller como Ricard Gomà (ICV-EUiA) y los socialistas Escarp y Martí cargaron contra "la sombra de duda" en que insistieron CiU y PP. Martí concluyó que la actuación municipal demuestra que el sistema ha funcionado, lo que también ejemplificó con el caso de otro funcionario que está a punto de ser juzgado por actuaciones irregulares de 2004.