Nieto afirma que, "si IU deja de ser la muleta del PSOE", el PP podrá gobernar en la Diputación desde 2011

CÓRDOBA, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente provincial del PP de Córdoba, José Antonio Nieto, afirmó hoy que, "si IU deja de ser la muleta del PSOE" en la Diputación de Córdoba, donde ahora los socialistas gobiernan con mayoría absoluta, el PP podría gobernar en la institución provincial a partir de las elecciones municipales de 2011.

En una entrevista concedida a Europa Press, Nieto reconoció que, en cualquier caso, alcanzar el gobierno de la Diputación cordobesa para el PP "no es tarea fácil, entre otras razones porque el sistema de reparto de los diputados provinciales en los distintos partidos judiciales dificulta al PP obtener ese gobierno, ya que, además, si el PP no consigue mayoría absoluta, sencillamente no gobierna, porque ya se encargarán de eso el resto de partidos".

Sin embargo, Nieto subrayó que, "por primera vez, hay un juego abierto, en cuanto a que, aún siendo difícil, es posible un cambio de gobierno en la Diputación", incluso sin lograr la mayoría absoluta, pero sí siendo la formación con mayor número de diputados provinciales.

En esa hipotética tesitura, que el PP gobierne en la Diputación dependerá de que "IU decida que quiere seguir existiendo, porque si IU sigue siendo la muleta permanente del PSOE, elección tras elección irá perdiendo peso y espacio y acabará por desaparecer, pero, si en las próximas elecciones municipales IU entiende que su papel es otro, el de defender un planteamiento diferente al del PSOE y, por tanto, dejar de ser su muleta, en ese caso se podría llegar a formar un gobierno en minoría del PP, lo cual no es tan descartable, pues es posible que el PP tenga, al menos, un diputado provincial más que el PSOE".

De hecho, el líder de los populares cordobeses dijo creer que su partido "ganará en la provincia de Córdoba en las próximas elecciones municipales, es decir, tendrá más votos que el PSOE en la provincia, lo que significará que el PP, como mínimo, duplicará el número de alcaldías, y también subirá mucho en el número de diputados provinciales", frente a los seis actuales, que comparten la oposición con siete de IU, mientras que el PSOE gobierna en la Diputación con 14 diputados provinciales.

En conclusión, el PP no renuncia a intentar conseguir el gobierno de la institución provincial, aunque los populares tienen claro que "es muy difícil", pero eso no impedirá que el PP dé "un salto importante (en votos y diputados provinciales), algo que se producirá por estar cerca de la gente, por escuchar y atender a sus demandas, aprovechando que otros no lo están haciendo, pues ese es el gran problema de los partidos de izquierdas, que se están aislando, unos en la moqueta y en el coche oficial y otros en la radicalidad, mientras que el PP es el partido de la normalidad".