Pleno.- El Govern está "razonablemente satisfecho" con el trato de Zapatero hacia Baleares en lo que va de legislatura

El Ejecutivo "no está conforme" con la gestión de Madrid y califica de "insatisfactorio" el cumplimiento del convenio de carreteras PALMA DE MALLORCA, 10 (EUROPA PRESS) El conseller de Presidencia, Albert Moragues, admitió hoy que "no está conforme" con el trato del Ejecutivo central hacia Baleares, sobre todo, en materia de convenios de carreteras, cuyo cumplimiento "no es satisfactorio", al tiempo que aseguró que el Ejecutivo está "razonablemente satisfecho" con lo conseguido en los dos últimos años en los que ha coincidido el mismo color político en las islas y en Madrid, refiriéndose así al compromiso del Estado de invertir en el archipiélago 2.800 millones de euros en los próximos 7 años y al convenio ferroviario. Moragues respondió así a una interpelación parlamentaria formulada por el portavoz adjunto del PP, Joan Flaquer, quien acusó al presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, de "no cumplir ni tener la intención de cumplir ninguno de sus compromisos en relación a las islas", lo que, a su juicio, pone "en evidencia" el "peso real" del presidente del Govern, Francesc Antich, en la política nacional. El conseller de Presidencia consideró que aún no se puede hacer un balance de los incumplimientos de Zapatero, teniendo en cuenta que aún no ha finalizado la legislatura y que sólo han transcurrido 19 meses del Govern de Francesc Antich en los que "no sólo no hemos retrocedido en nuestras relaciones con el Estado, sino que en muchos casos, hemos avanzado de manera sustancial". En este sentido, citó la firma del convenio de ferrocarril, valorado en 443 millones de euros y destacó que en los últimos dos años las inversiones del Estado en Baleares se han incrementado en un 80 por ciento al pasar de los 217 millones de euros en 2007 a 300 millones en 2008 y a 421 en 2009. Además, añadió que del total de inversión prevista para este año, 101 irán destinados a proyectos acordados entre el Govern y los Consells Insulares. "Seguramente esta cifra no es suficiente, pero no se puede hablar de incumplimientos", replicó Moragues a Flaquer, quien consideró que los "compañeros de Madrid" de Antich le están "engañando", debido a que "no están respondiendo a las expectativas y compromisos que adquirieron en un primer momento, respecto al desarrollo del Régimen Especial de Baleares, los convenios de carreteras, la inversión ferroviaria, la mejora del transporte aéreo y la reforma de la Playa de Palma". Moragues sólo reconoció que el Ejecutivo de Zapatero "apenas ha aplicado" los convenios de carreteras, suscritos con los Consells de Mallorca y Menorca, valorados en 668 millones de euros, al tiempo que recordó que también está pendiente de resolverse el recurso contencioso administrativo interpuesto por el Govern para obligar a la administración central a pagar los 333 millones de euros, correspondientes al anterior convenio de carreteras". Por otra parte, avanzó que en los próximos días, el Ministerio de Fomento firmará los convenios de carreteras pendientes con los Consells de Ibiza y Formentera, después de que en el último momento, decidiera aplazar la rúbrica de los mismos, debido a que sólo había preparado un único convenio tras no tener en cuenta la creación del Consell de Formentera, contemplada el nuevo Estatuto de Autonomía de Baleares. Por otra parte, Moragues remarcó que "por primera vez", un Gobierno central ha reconocido que la financiación de Baleares está "21 puntos por debajo de la media de financiación per cápita" y ha expresado su disposición a corregirla, lo que, en su opinión, pone de manifiesto que "se ha diagnosticado" que las islas padecen una enfermedad y, por tanto, "ahora sólo cabe la cura". "La solución a nuestra enfermedad sólo será posible con el actual Gobierno, pese a las dificultades económicas, porque ya sabemos lo que opina el principal partido de la oposición, cuyo líder, Mariano Rajoy, ya ha dicho que él no decidiría modificar el sistema de financiación porque ahora no es el momento", sentenció.