PP de Yeles (Toledo) niega acusaciones del PSOE por corrupción e irregularidades en anteriores legislaturas

TOLEDO, 30 (EUROPA PRESS) El Grupo Municipal Popular de Yeles (Toledo), y el ex alcalde del municipio, Victoriano de Pinto Torrejón, negaron hoy las acusaciones del PSOE por corrupción e irregularidades contra su equipo de Gobierno en anteriores legislaturas, destacando sus buenas intenciones al frente del Consistorio, y aclaró al PSOE en la provincia de Toledo que las denuncias interpuestas por posibles corrupciones son dos: "una puesta contra mí persona por la alcaldesa, y otra puesta por mí, denunciando a la alcaldesa". Según informó el PP, dicha puntualización ha sido realizada por De Pinto a la actual alcaldesa del PSOE, Isabel Gómez Pedro, y el vicesecretario del PSOE en la provincia de Toledo, Jesús Fernández Vaquero, que la pasada semana ofrecían una rueda de prensa detallando la "grave" situación financiera del Ayuntamiento debido a la mala gestión de los 'populares', a través de una carta abierta. En la misma, el 'popular' destacó la creciente importancia de la Comarca de la Sagra, en términos poblacionales y económicos, por lo que "se puede entender que la pelea política entre los partidos sea duro", debido al balance electoral que esto supone. "Lo que el PSOE se juega en Yeles, además de la Alcaldía, es la mayoría en la Mancomunidad de Aguas de la Sagra Alta, gobernada por los socialistas, y no tener condicionado el desarrollo de Illescas, cuya mitad norte debe verter aguas a la depuradora ampliada de Yeles, obra que quieren realizar los socialistas sin compensación alguna para Yeles", explicó. No obstante, para De Pinto, "el fin no justifica los medios", y si la alcaldesa "nos tiene acostumbrados a salir en los medios mintiendo sobre la situación de Yeles, casi cada fin de semana, no es de recibo que un secretario del partido a nivel provincial, haga lo mismo". Por ello, precisó a Fernández Vaquero, "para que usted tenga una información precisa", que las demandas interpuestas en Yeles se concretan en dos: "una puesta contra mí persona por la alcaldesa, y otra puesta por mí, denunciando a la alcaldesa", puntualizó. En este sentido, explica que en la denuncia interpuesta por Gómez Pedro, "utilizando al Ayuntamiento", se manda al fiscal la documentación obtenida "después de pasar por el Ayuntamiento durante más de año y medio una legión de asesores de todo tipo, con clara intención de abrir una causa general contra mí". Además, explica que la misma es "una réplica de la que en su día, antes de las elecciones municipales, interpuso el presidente del Partido Independiente de Yeles (PIY), Ventura Darlington Larrión, brazo ejecutor de la política sucia que entonces necesitaba el PSOE para desbancarme a mí y al Partido Popular de Yeles". OTRA QUERELLA La otra querella "viene como consecuencia del peaje político que debe pagar la alcaldesa para mantenerse en el poder", indicó. De este modo, aseguró haber presentado una demanda contra la alcaldesa de Yeles "por conceder licencias de construcción para duplicar de 1.000 metros cuadrados a 2.000 metros cuadrados la edificabilidad de una residencia de ancianos, en contra de los límites que marcan las normas subsidiarias de Yeles, aprobadas en su día por la CPU provincial". Esta licencia, según indica De Pinto, concedida por decreto de Alcaldía, se otorga al padre del concejal del UVI de Yeles, Miguel Padilla, primer Teniente de Alcalde y concejal de Urbanismo. Por estos motivos, expuso que si para Fernándes Vaquero y el PSOE Yeles es importante, "para mí, que he nacido y vivido en el municipio, es mucho más importante", y por eso consideró que "la moción de censura o dimisión de la alcaldesa son imprescindibles para un cambio de rumbo de barco que, de no producirse, terminaría hundiéndose, y los vecinos pagando las consecuencias", señaló. De este modo, negó haber construido una ermita o una piscina, así como haber realizado obras para el Ayuntamiento, "salvo que haya sido gratuita y en los tiempos no tan lejanos en los que Yeles era un pueblo minúsculo y se recaudaba lo justo para pagar la nómina de los trabajadores del Ayuntamiento. En cuanto a las contabilidades, el 'popular' aclaró que la Comisión de Hacienda está integrada por el grupo de Gobierno y un representante de cada partido con representación en el pleno. "La actual alcaldesa estuvo cuatro años en la oposición que debía controlar esa Comisión que Hacienda", subrayó, preguntándose a su vez "si no se enteraron de si había o no contabilidad, o de si había o no grandes irregularidades contables". "¿Por qué entonces no lo denunciaron?", agregó. De este modo, también aseguró que las contabilidades del 2002 al 2006 existen "y nuestra confianza en la manera de llevarlas por la Secretaría de entonces es plena, por eso apoyamos con nuestro voto en el Pleno la auditoria por la Sindicatura de Cuentas de la Comunidad". En definitiva, ratificó que el interés del Grupo Municipal Popular pasa porque en el municipio "se hagan las cosas bien", lo que el PP demostró después de la ruptura del tripartito, que dejó en minoría al actual equipo de Gobierno. Así, "la primera iniciativa fue tomar contacto con el PSOE para proponer algún tipo de acuerdo, y fue el PSOE quien, a través de la alcaldesa, rechazó llegar a un plan de viabilidad consensuado con el Partido Popular".