Socías sostiene que "aveces" hay que asumir "responsabilidades políticas" aunque no haya ninguna acusación

Subraya que "no es nadie" para decirle a Nadal o Pascual lo que tienen que hacer porque "cada uno tiene su conciencia" PALMA DE MALLORCA, 18 (EUROPA PRESS) El delegado del Gobierno, Ramón Socías, sostuvo hoy que "aveces" hay que asumir "responsabilidades políticas", aunque no haya ninguna acusación y sólo exista una imputación, si bien subrayó que "no es nadie" para decirles lo que tienen que hacer al conseller de Turismo, Miquel Nadal, imputado en el caso Can Domenge, y al conseller insular de Obras Públicas, Antoni Pascual, contra quien la Fiscalía Anticorrupción ha interpuesto una querella, porque "cada uno tiene su conciencia y sabe lo que ha pasado". Tras presentar el balance de las drogas confiscadas durante 2008 en Baleares, Socías dijo que él sabe lo que haría si se viese en una situación similar a la de Nadal o Pascual, pero "cada uno toma una decisión u otra en función de su propia percepción" e insistió en que no les dirá lo que tienen que hacer "como tampoco en su momento se lo he dicho a otras personas imputadas en otros casos". Socías puso como ejemplo de la asunción de responsabilidades políticas, pese a que no haya una acusación penal, a Josep Borrell, quien pese a haber ganado las primarias, renunció a ser el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, después de que se descubriera que unos subordinados suyos que, "ni siquiera trabajaban a sus órdenes, habían metido la mano en la caja cuando era secretario de Estado de Hacienda". Por el contrario, señaló que "hemos tenido casos recientes en los que se ha presentado como una gran victoria una decisión judicial, a pesar de que todos los ciudadanos son muy conscientes de lo que había pasado de veras y aunque no ha habido responsabilidad penal, sí la hubo política, pero no sólo nadie la ha asumido, sino que todavía sacan pecho". Por otra parte, Socías recalcó que "evidentemente", cuando se pasa de la imputación a una acusación "ya no hay medias tintas" y, por lo tanto, las responsabilidades políticas están "muy claras", aunque insistió en que éstas se pueden asumir, pese a que no haya responsabilidades penales, tal como, según recordó, ha sucedido en Cantabria con la dimisión del consejero de Industria, Javier del Olmo (PSOE). Así, del Olmo adoptó esta decisión tras ser acusado por la Fiscalía de delitos de obstrucción a la justicia y de prevaricación, después de que en su cargo como presidente del Puerto de Santander despidiera a un directivo que había declarado a favor de otro trabajador en un juicio de índole laboral. El delegado recordó otro caso "sonado", en referencia a la dimisión en 1986 de quien fuera presidente de Castilla y León, Demetrio Madrid (PSOE), quien, posteriormente, fue absuelto por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León del delito social del que se le acusaba, tras la supuesta venta fraudulenta de una empresa textil que era de su propiedad. "Se demostró que la acusación contra él era totalmente falsa, pero ya había tomado la responsabilidad política de dimitir y, por tanto, le costó lavar su imagen". sentenció. "UN JUEZ Y NO LA FISCALÍA HA CITADO A NADAL" Finalmente, recordó que en el caso de Miquel Nadal, no ha sido citado como imputado por la Fiscalía, sino por el Juzgado número 12 de Palma, a raíz de una querella presentada por Núñez y Navarro contra una veintena de cargos del Consell de Mallorca que en la pasada legislatura aprobaron adjudicar los solares de Can Domenge a la UTE Sacresa-Ferrà Tur a la que se pagó 30 millones de euros, la mitad de lo que ofreció el empresario catalán Josep Lluís Núñez i Navarro. De este modo, Socías respondió a aquellos que dicen que el fiscal "estaba a las órdenes del Gobierno", así como a UM y al PP que durante estos días han mostrado su "extrañeza" por la "casualidad" que supone la imputación de Nadal el mismo día en el que se reunía la Ejecutiva de su partido para abordar las diferencias surgidas en el pacto de Govern, tras la enmienda presentada al decreto turístico, con el fin de permitir la construcción del campo de golf de Son Baco, en Campos.