terrestre

MÁLAGA, 12 (EUROPA PRESS)

El coste de las parcelas a precio de mercado es el principal freno con el que se está encontrando la Dirección General de Costas a la hora de adquirir parcelas situadas en zonas de dominio público marítimo-terrestre en el litoral malagueño, según informó el jefe de la Demarcación, Francisco Javier Hermoso.

El programa de adquisición de fincas puesto en marcha por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino contemplaba para Málaga la compra de los derechos de unas 45 hectáreas de litoral para su incorporación como zonas de dominio público marítimo-terrestre, lo que permitiría preservar dichos espacios de la especulación urbanística.

En este sentido, Hermoso precisó en una entrevista concedida a Europa Press que todas las previsiones existentes "se están revisando" para ceñirse exclusivamente a aquellas que "de verdad garantizan una mejora del dominio público y que suponen un desembolso asumible".

Insistió que sólo se escogerán las que supongan una protección para estos espacios y aunque no supo concretar el número de propuestas realizadas ni las parcelas adquiridas hasta el momento por su departamento, sí reconoció que se están encontrando con problemas a la hora de comprar estos terrenos.

"En muchos casos no podemos plantearnos la compra de terrenos que eran fantásticos y maravillosos porque si lo tenemos que pagar a precio de mercado de suelo urbano se agotan todas las posibilidades", precisó el responsable de Costas en Málaga.

PROGRAMA

El programa de adquisición de fincas en el litoral es una de las líneas de actuación que puso en marcha el Gobierno central hace cuatro años para garantizar la protección y restauración del litoral español dadas las "presiones urbanísticas" a las que se veían sometidas. Esta estrategia de sostenibilidad contó en 2006 con el anuncio de que el Ministerio compraría cuatro parcelas colindantes a las dunas de Artola y el Pinillo, en Marbella; el Playazo, en Nerja; y Arraijanal, en Málaga, y donde el Ayuntamiento proyecta la construcción de 664 viviendas y usos hoteleros y comerciales.

En los años 2005, 2006 y 2007 el Ejecutivo central no adquirió ninguna finca en el litoral malagueño, según datos del propio Ministerio recabados por Europa Press, aunque en marzo de 2007 sí se declaró de utilidad pública la adquisición de seis fincas situadas en la playa de Carabeo, en el término municipal de Nerja, con una superficie a expropiar de 1.980 metros cuadrados.