Vecinos del centro acudirán a los tribunales al establecer Lipasam la "imposibilidad" de soterrar contenedores

La empresa sólo podría soterrar un 25% de los receptáculos del centro histórico, mientras que la decisión debería integrar "todos"

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

Los vecinos del entorno de las barriadas de El Arenal y la Alfalfa del casco histórico de Sevilla anunciaron hoy su intención de interponer un recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento hispalense al deducirse de la reunión mantenida entre los residentes y la empresa municipal de limpieza (Lipasam) la "imposibilidad técnica" de soterrar contenedores en el centro, como es deseo vecinal para evitar la implantación de contenedores individuales.

Según expuso a Europa Press el presidente de la asociación de vecinos 'Torre del Oro' de El Arenal y coordinador de las iniciativas vecinales del centro en este conflicto, Antonio Fernández, la postura de la empresa es que los contenedores individuales --que los residentes critican por ser foco de suciedad y plantear problemas de manejo para las personas mayores o enfermas-- deben permanecer.

"No están por la labor de quitarlos, y lo único que ofrecen es la limpieza regular, no ponerlos o recogerlos a aquellas personas de mucha edad o enfermas", dijo Fernández, que concretó la insatisfacción vecinal en la convocatoria para después de Feria de cortes de varias calles del centro como "medida de fuerza", pues "los contenedores individuales son los más limpios y adecuados para el centro histórico, pero no para las casas".

Por su parte, en declaraciones a Europa Press, el gerente de Lipasam, Rafael Pineda, expuso que la decisión de soterramiento debe ser "integral", es decir, soterrar todos los contenedores o no soterrar ninguno, "porque si se da a elegir la gente siempre elige el soterrado y el sistema acaba saturándose".

Pese a la aseveración vecinal de la existencia de grandes espacios en el casco histórico para esta operación, y debido a la presencia de numerosos restos arqueológicos, Pineda precisó que los cálculos de Lipasam establecen la viabilidad, únicamente, de en torno a un 25 por ciento de los receptáculos. Además, las plataformas son muy anchas y los camiones "no pasarían por las callejuelas".

Aunque la empresa municipal de limpieza reconoce la falta de estética que supone entrar en un portal y ver el contenedor --no obstante, expuso que muchos vecinos ya han planteado la instalación de embellecedores--, "el problema es que el centro es el espejo de la ciudad". "Todo el que tiene un centro histórico lo protege de esta forma, y esa decisión la tomamos hace tiempo, con su implantación progresiva", explicó el gerente.

Sobre el anunciado recurso vecinal, Pineda aseveró que si hay sentencia desfavorable a los intereses municipales "la acataremos", aunque recordó que la normativa establece la potestad del Ayuntamiento para elegir el sistema de recogida de basuras, "y nosotros elegimos cuál beneficia más para el centro".

A día de hoy se han repartido 2.131 cubos de uso individual para residuos en zonas de La Alfalfa, El Arenal, San Lorenzo, Santa Catalina, Santa Cruz, avenida de la Constitución y otras zonas comerciales y residenciales del centro, "donde el sistema está funcionando con normalidad y a plena satisfacción de los usuarios, habiendo mejorado de forma notable la limpieza de estas zonas".