Sudáfrica vota en la prueba más dura para el CNA

JOHANESBURGO, Sudáfrica (Reuters) - Los sudafricanos votaban el miércoles en unas elecciones que suponen la prueba más difícil para el Congreso Nacional Africano en el poder desde que se puso fin al apartheid hace 15 años y que podría debilitar su abrumador dominio parlamentario.

El CNA tiene virtualmente asegurada la cuarta victoria consecutiva desde que en 1994, liderado por Nelson Mandela, derrotara al gobierno de minoría blanca, y se prevé que el Parlamento elija a su líder, Jacob Zuma, como presidente unas semanas después de que lograra que se desestimaran unos cargos de corrupción contra él por un tecnicismo.

Pero el partido se enfrenta a un desafío sin precedentes por parte de la oposición, que espera aprovechar la frustración de los votantes respecto a la corrupción, pobreza y delincuencia, y podría perder la mayoría de dos tercios que le da el derecho a cambiar la Constitución y afianzar más su poder.

Antes de que abrieran los colegios electorales al amanecer ya se podían ver largas colas en todo el país, la mayor economía de África y un peso pesado diplomático. Con alrededor de 23 millones de personas llamadas a las urnas en unas elecciones nacionales y provinciales, una elevada participación podría fortalecer la autoridad de Zuma, de 67 años.

Un confiado Zuma, que estuvo en prisión con Mandela, votó en su pueblo natal, Nkandla, en la tierra de su pueblo zulú.

"Cuando estaba creciendo, sabía que este día llegaría", manifestó.

Sus manifestantes han calificado las acusaciones de corrupción como una maniobra de sus adversarios políticos.

"Creo que la gente dará al CNA un mayor mandato para intentar arreglar algunos de los retos del Gobierno. Hay que recordar que Roma no se construyó en un día", dijo Alex Saziwa, de 72 años, un empresario autónomo que hacía cola para votar en Langa, una barriada de Ciudad del Cabo.

Mandela, con aspecto frágil a sus 90 años, sonrió mientras fue ayudado a votar en Johanesburgo,

OPOSICIÓN

Muchos analistas creen que el partido gobernante - cuyas credenciales antiapartheid lo convierten en la opción de millones de votantes negros - obtendrá entre el 60 y el 66 por ciento de los votos, frente al 70 por ciento de 2004, un resultado que animaría a los inversores, ansiosos por ver como el CNA pierde algo de poder.

Su mayor desafío proviene de un nuevo partido formado por los simpatizantes del ex presidente Thabo Mbeki, quien fue expulsado del cargo por el CNA por las acusaciones de que intervino en el caso contra Zuma, su rival.

La primera formación de oposición negra creíble para el CNA, el Partido Congreso del Pueblo (COPE, por sus siglas en inglés) parece tener algo de apoyo en la creciente clase media sudafricana, pero ha fracasado en su lucha por ganarse a la mayoría pobre.

La Alianza Democrática (AD), que ha resurgido con su nueva dirigente, Helen Zille, ha hecho campaña con un mensaje contra la corrupción.

No hubo noticias de grandes retrasos, interrupciones o juego sucio en los comicios, en una democracia que es un ejemplo para el resto del continente. Los colegios electorales cierran a las 21:00 hora local (19:00 GMT) y los primeros resultados se esperan para la noche del miércoles.