La Iglesia Ortodoxa en Siria denuncia el asesinato de 21 cristianos a manos del EI


  • El grupo yihadista Estado Islámico habría asesinado a 21 cristianos en la localidad siria de Al Qaryatain, recuperada esta semana por las fuerzas gubernamentales tras ocho meses en manos de los extremistas.

  • El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Siria, Ignacio Aphrem II Karim, ha afirmado en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC que entre las víctimas figuran al menos tres mujeres.

La Iglesia Ortodoxa en Siria denuncia el asesinato de 21 cristianos a manos del EI

La Iglesia Ortodoxa en Siria denuncia el asesinato de 21 cristianos a manos del EI

De nuevo la actualidad en Siria viene ligada con la palabra genocidio. El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Siria, Ignacio Aphrem II Karim, denuncia el asesinato de 21 cristianos a manos del grupo terrorista Estado Islámico. Según ha informado el propio patriarca a la cadena de televisión británica 'BBC', entre las víctimas se encontrarían al menos tres mujeres. 

Del mismo modo,  ha detallado que algunos de ellos murieron cuando intentaban escapar de manos del grupo, mientras que el resto fueron asesinados por incumplir el 'contrato de dhimma', un concepto del Derecho Islámico.

La dhimma contempla que judíos, cristianos y otras religiones monoteístas pueden vivir bajo la protección de un gobernador musulmán a cambio del pago de mayores impuestos y otras condiciones especiales.

El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Siria ha recalcado que, pese a los asesinatos, su objetivo sigue siendo recuperar la armonía entre las religiones. "Hemos vivido esta situación durante siglos, hemos aprendido a respetarnos y a vivir juntos", ha apuntado. "Podemos vivir juntos de nuevo, si se nos deja", ha remachado.

Al Qaryatain, ubicada unos cien kilómetros al oeste de Palmira, ha quedado prácticamente devastada a causa de los enfrentamientos, y entre los edificios en ruinas figuraun monasterio católico de unos 1.500 años de antigüedad.

Una ciudad fantasma en la que los escombros esconden los hogares de las familias que hoy, tras meses de infierno, intentan regresar al que un día fue su hogar