ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Los Reyes acuden a Las Ramblas para homenajear a las víctimas

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares


  • El 26 de noviembre de 2016 los científicos abrieron por primera vez en al menos dos siglos, el lugar considerado por los cristianos como la tumba de Jesús.

  • 50 expertos han trabajado en una restauración que ha costado más de 4 millones de dólares y en la que se han usado las últimas tecnologías, entre ellas drones. Se ha abierto una ventana para que los visitantes vean el sepulcro.

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

La tumba de Jesucristo se abrirá al público después de una reconstrucción de 4 millones de dólares

Etiquetas

El 26 de noviembre de 2016 los científicos abrieron por primera vez en al menos dos siglos, el lugar considerado por los cristianos como la tumba de Jesús, en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén.  La placa de mármol que recubre la tumba fue desplazada durante tres días para las obras de restauración en esta iglesia, situadas en la ciudad vieja.

Es la primera vez que esta piedra sepulcral es desplazada desde el año 1810, cuando se llevaron a cabo otras obras de rehabilitación, después de un incendio, señaló el padre Samuel Aghovan, 'jefe' de la iglesia armenia. "Es emocionante porque es una cosa de la que hablamos desde hace siglos", desvelaba emocionado este religioso. El sepulcro está situado en el edículo, una pequeña estructura, ubicada bajo la cúpula de la iglesia, que fue reconstruida en mármol después de un incendio.

El sepulcro está mantenido desde hace décadas por una estructura metálica, que sustenta el conjunto de los bloques de mármol. Pero éstos se han estado separando a causa de las condiciones meteorológicas y, sobre todo actualmente por el flujo cotidiano de miles de peregrinos y turistas.

La tumba ya ha sido restaurada y será revelada al público este miércoles en una ceremonia en la Iglesia del Santo Sepulcro en la Ciudad Vieja de Jerusalén.  Un equipo de científicos y restauradores griegos ha completado el proyecto de renovación que ha durado finalmente nueve meses y que se centró en una pequeña estructura colocada por encima de la cámara funeraria, conocida como Edicule. Hablamos del monumento más sagrado en el cristianismo."Había un riesgo muy grande de colapso", dijo Bonnie Burnham del World Monuments Fund. Esta es una transformación completa del monumento".

50 expertos han trabajado en la restauración en la que se usaron drones

La delicada restauración fue llevada a cabo por un equipo de unos 50 expertos de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, que anteriormente había trabajado en la Acrópolis de la capital griega y la Santa Sofía en Estambul. Los conservadores trabajaban principalmente de noche para permitir a los peregrinos el acceso continuo al santuario.

Una pequeña ventana se ha cortado en losas de mármol para permitir a peregrinos una ojeada de la roca.  El equipo también reparó y estabilizó el santuario con tornillos de titanio, y limpió capas gruesas de hollín de vela y excrementos de paloma. El trabajo implicó el uso de radar, escáneres láser y drones.

La ceremonia del miércoles para conmemorar la finalización de la restauración contará con la presencia del Patriarca Ecuménico Bartolomé I, el líder espiritual de los cristianos ortodoxos del mundo, y un representante del Papa Francisco.

La Iglesia del Santo Sepulcro, en el corazón del barrio cristiano de la Ciudad Vieja amurallada, cubre el lugar supuesto de la crucifixión, sepultura y resurrección de Jesús. Es un gran atractivo para los peregrinos y turistas de todo el mundo.

Seis iglesias - latina (católica), ortodoxa griega, armenia apostólica, ortodoxa siria, etíope ortodoxa y coptos - comparten la custodia de la iglesia, pero las llaves de la iglesia han sido guardadas por una familia musulmana desde el siglo XII para evitar disputas. El santuario ha sido reconstruido cuatro veces en su historia, la más reciente en 1810 después de un incendio. El coste de la restauración ha sido de 4 millones de dólares.

Los cambios propiciados por esta restauración no solo son visibles en el exterior del edículo. La piedra de las paredes de las dos salas que albergan el templete también han sido objeto de una exhaustiva limpieza. En la Capilla del Ángel, la antesala del lugar del enterramiento, se han retirado los vestigios de las barras y pilones de madera y hierro colocados en la época del mandato británico. Solo quedarán visibles desde el interior unas cinchas que refuerzan la cúpula de la sala de lado a lado.

Desde ahí, cruzando una pequeña puerta de 1,33 metros de alto, se accede a la sala que alberga la tumba, venerada por los cristianos. Lo más evidente es la desaparición de los incensarios y lámparas, que antes la abarrotaban, así como la aparición de una ventana con un marco plateado donde los restauradores han dejado al descubierto, protegida por un cristal, la roca original del Sepulcro. Así, los visitantes pueden hacerse una idea de cómo era el lugar cuando Constantino fundó el complejo. Un privilegio que, hasta ahora, solo tenían los sacerdotes que custodian el Sepulcro y que celosamente guardan el secreto de que, detrás de uno de los iconos de la Virgen que adornan la sala, la roca también puede tocarse.