Miles de menores sufrieron abusos de sacerdotes durante más de 30 años, según el arzobispo de Dublín

  • Dublín, 9 abr (EFE).- Miles de menores fueron objeto de abusos sexuales en Irlanda durante más de 30 años, advirtió hoy el arzobispo de la diócesis de Dublín, Diarmud Martin, como anticipo de un informe "horroroso" que se dará a conocer la próxima semana.

Miles de menores sufrieron abusos de sacerdotes durante más de 30 años, según el arzobispo de Dublín

Miles de menores sufrieron abusos de sacerdotes durante más de 30 años, según el arzobispo de Dublín

Dublín, 9 abr (EFE).- Miles de menores fueron objeto de abusos sexuales en Irlanda durante más de 30 años, advirtió hoy el arzobispo de la diócesis de Dublín, Diarmud Martin, como anticipo de un informe "horroroso" que se dará a conocer la próxima semana.

El clérigo efectuó esas declaraciones durante la tradicional misa de los jueves celebrada en Dublín, en la que aseguró que la investigación "hará más humilde a la iglesia", la que, según dijo, no ha reconocido aún todo el horror de años de "abusos físicos, sexuales y de torturas psicológicas".

El arzobispo, una de las voces más críticas con la institución católica irlandesa, aseguró que la diócesis de Dublín, foco del citado documento, afronta, en consecuencia, una serie de retos que no ha experimentado en muchos años".

"El informe de la Comisión sobre Abusos a Menores nos horrorizará a todos. Es probable que miles de niños y jóvenes de toda Irlanda fueran objeto de abusos por sacerdotes durante el periodo investigado", afirmó Martin.

Esta Comisión fue establecida en 2006 para aclarar numerosas denuncias de abusos sexuales ocurridos entre 1975 y 2004 en varias parroquias de la capital irlandesa y estaba previsto que publicase sus conclusiones el pasado mes de enero.

No obstante, las autoridades eclesiásticas lo retrasaron a petición del Gobierno irlandés, que pidió a la Comisión que también investigase otros supuestos casos ocurridos en la diócesis de Cloyne, en el condado de Cork, al sur de la isla.

Su obispo, John Magee, se vio obligado a abandonar su cargo el pasado mes después de conocerse que violó las reglas establecidas por la Iglesia para abordar este tipo de asuntos retrasando, por ejemplo, el comienzo de investigaciones sobre supuestos abusos.

En 2006, otro informe elaborado por la Iglesia católica irlandesa reveló la existencia de más de cien casos de abusos sexuales de menores cometidos en la diócesis de Ferns, al sur de Dublín, entre 1962 y 2002 por 21 sacerdotes, algunos de los cuales trabajan o trabajaron en algún momento en la de Dublín.

El documento analizó también la respuesta de la Iglesia a las acusaciones de abusos presentadas por las víctimas durante los últimos 40 años y criticó la actuación de la Policía Nacional (la Garda), cuyas investigaciones fueron "inadecuadas".

Entonces, los expertos afirmaron que esa situación era sólo la punta del iceberg.

Por ese motivo, desde 2003 la diócesis de Dublín ha invertido 2,5 millones de euros en servicios de protección del menor, que incluyen seguros especiales para hacer frente a las compensaciones económicas y los gastos legales.

En este sentido, el obispo de Ferns, Denis Brennan, reconoció el pasado mes de febrero que su diócesis llegó "a un acuerdo, fuera de los tribunales, con 46 demandantes para pagar un total de 8.120.775 euros".