Un sacerdote y diputado brasileño es suspendido por defender el uso de condones

  • Río de Janeiro, 26 feb (EFE).- El sacerdote y diputado brasileño Luiz Couto fue suspendido de su actividad eclesiástica en el estado de Paraíba, en el noreste del país, por unas declaraciones suyas a favor del uso del preservativo y contra la discriminación de los homosexuales, informaron hoy medios locales.

Un sacerdote y diputado brasileño es suspendido por defender el uso de condones

Un sacerdote y diputado brasileño es suspendido por defender el uso de condones

Río de Janeiro, 26 feb (EFE).- El sacerdote y diputado brasileño Luiz Couto fue suspendido de su actividad eclesiástica en el estado de Paraíba, en el noreste del país, por unas declaraciones suyas a favor del uso del preservativo y contra la discriminación de los homosexuales, informaron hoy medios locales.

El arzobispado de Paraíba tomó la decisión de suspender al religioso tras leer las declaraciones de Couto en un periódico local, según el portal digital Globo.

Al arzobispo de Paraíba, Aldo Pagotto, no le gustaron estos testimonios y decidió suspender a Couto de sus actividades como sacerdote, de modo que a partir de ahora tiene prohibido celebrar misa, bautizos y bodas.

"Lamentablemente, las declaraciones simples y ambiguas al respecto del uso de preservativos y la unión entre homosexuales son posiciones diametralmente contrarias a la posición oficial del Vaticano", declaró el arzobispo, para quien la situación "es intolerable".

Sin embargo, Pagotto señaló que Couto podrá volver a ejercer sus funciones en el momento en que se retracte públicamente de sus declaraciones.

Por su parte Couto, que es diputado federal del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), aseguró que él habló como político y no como religioso y añadió además que aún no se le ha notificado oficialmente la decisión de apartarle de sus actividades sacerdotales.

"Voy a continuar celebrando (misa); puedo celebrar en mi casa, con mis amigos", explicó Couto, y recordó que la orden que recibió "tiene un carácter indeleble, que nadie puede eliminar".

"Esto no significa ningún combate con la doctrina de la Iglesia", aseguró el sacerdote y diputado.

La prohibición contra el religioso es válida solamente en las 75 parroquias subordinadas al arzobispo Pagotto, de modo que para celebrar servicios en otras iglesias, podrá solicitar permiso con anterioridad.