Más de un centenar de personas visitan el Munumento de Biscarrués (Huesca) durante la primera semana festiva

BISCARRUÉS (HUESCA), 11 (EUROPA PRESS)

La localidad oscense de Biscarrués hace un balance muy satisfactorio de los primeros días de visitas del Munumento de Semana Santa, ya que en esta primera semana más de un centenar de personas han acudido a visitarlo.

A la mayoría de visitantes procedentes de Huesca capital y de pueblos de la comarca como Ayerbe, Antillón y Banaries, se han unido personas de Zaragoza, Madrid y otros puntos.

Todos ellos han quedado satisfechos con las explicaciones sobre el valor que como patrimonio histórico, cultural y vital tiene. A su vez han recibido explicaciones sobre el resto de la iglesia, la simbología e iconografía y han podido pasear por la localidad con las explicaciones de la "Ruta de la Piedra de arquitectura popular".

Muchos también han adquirido el Documental sobre este Monumento realizado por Eugenio Monesma o el libro sobre la historia de la iglesia y el pueblo de Santiago Broto.

A su vez, Biscarrués ha vivido alrededor del Monumento la liturgia de estos días de semana santa. El jueves santo el sacerdote guardo en la arqueta- sagrario instalada en el interior del Monumento el cuerpo de Cristo y las vecinas organizadas en la Asociación del Sagrado Corazón de Jesús han realizado las velas de dos en dos ante el Monumento que ayuda a la reflexión sobre los misterios que se viven estos días.

La portada exterior con Jesús y Pilatos en el balcón lanza la pregunta sobre los fieles de si con sus actos sirven para salvar o condenar a Jesús, invitándoles a continuar el recorrido dentro del Monumento, dos soldados guardan la entrada que da paso a los tormentos de Jesús: en una sarga le abofetean y en otra le coronan del espinas, en la siguiente Jesús carga con la cruz y frente a Él, la Virgen se recuesta en la cruz con una espada atravesándole el pecho cumpliendo la profecía de Simeón "este niño será la salvación de muchos pero a ti una espada te atravesará el corazón.

Este recorrido de dolor es acabado con un mensaje de esperanza, al fondo la representación de Dios-Padre, en la gloria sobre ángeles recibe a los que han sufrido en este mundo. El monumento se completa con techos estrellados y con un sol que lucha contra las tinieblas. La arqueta con los símbolos de la pasión, un sol, una luna y el pelícano como símbolo eucarístico ha presidido los rezos de los fieles.

La decoración está formada por cabelleras, ordio y trigo que crece en bodegas para tener el color blanco que muestra el luto. El Viernes Santo en los oficios el sacerdote ha retirado al cuerpo de Jesús de la arqueta para repartirlo entre los fieles. Al quedar esta arqueta abierta muchos vecinos, no sólo de Biscarrués si no de Ayerbe, Piedratajada y otras localidades de los alrededores, así como los visitantes que han coincidido con este momento, han repetido la tradición de colocar la cabeza dentro y rezar para quedar sanos de dolores de cabeza.

Este monumento podrá seguir visitándose durante la Semana Santa, festivos y fines de semana de abril y mayo en horario de 11.00 a 13.30 horas y de 17.00 a 20.00 horas. También se ofrece una Visita cultural complementaria por la Ruta de la Piedra: arquitectura popular.

MONUMENTO

Biscarrués alberga uno de los pocos Monumentos de Semana Santa que ha sobrevivido en Aragón. Es un gran monumento eucarístico, muestra de arquitectura efímera y del arte popular del siglo XVIII, que se coloca en el interior de la parroquial en estos días para albergar el Sagrario.

Esta obra singular está formada por veintitrés lienzos y un sagrario, que componen un espectacular templete montado durante decenas de años en los días de la Semana Santa. Su primer arco abre el camino y a lo largo de las siguientes escenas se recorre la pasión de Cristo, hasta la llegada a Dios padre, esperando a las puertas del cielo. Representa el tiempo en que el Salvador sufrió la pasión en manos de los hombres para culminar con un mensaje de esperanza.

Tal como marca la tradición este monumento se usaba únicamente para guardar el cuerpo de Cristo tras la eucaristía del Jueves Santo y ante él se mantiene la tradición de velar hasta el Viernes Santo. Para adornarlo aun se colocan las cabelleras largas plantas de trigo banco crecidas en bodegas en señal de luto.

Otra tradición que se mantiene es poner la cabeza dentro de la arqueta tras la misa del Viernes y rezar unas oraciones con la creencia de que por haber sido un lugar sagrado cura los dolores de cabeza.