El Vaticano protege su red informática de accesos no autorizados

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La compañía de seguridad y control de contenidos Sophos el Vaticano han firmado un acuerdo para mantener la red informática de la sede apostólica --presente en más de 190 países--, a salvo de amenazas externas e internas.

Como un sistema de administración pública, la infraestructura de Tecnología de la Información de la institución católica es compleja. Bajo el control de la Secretaría del Estado, la Oficina de Internet de la Santa Sede trabaja como dos organismos independientes: el primero gestiona todas las actividades técnicas y proyectos de innovación tecnológica, mientras que el segundo realiza labores de autogestión, con la edición de actividades inherentes y el mantenimiento del sitio web institucional de la Santa Sede y del Vaticano.

En la actualidad, la Oficina de Internet es responsable de la administración de la página web, que puede alcanzar los 130 millones de accesos diarios, y de la Intranet, que conecta muchos de los departamentos de la Curia Romana y de las oficinas de la ciudad del Vaticano. También se responsabiliza de la gestión de las 2.000 cuentas de correo electrónico utilizadas por los trabajadores del Vaticano.

Para conseguir una red segura y protegida frente a amenazas, la Oficina de Internet y la sede apostólica han confiado en Sophos Network Access Control (NAC), una solución que garantiza el correcto flujo de datos, tanto el interno de las agencias del gobierno de la Iglesia que componen la Curia Romana (dicasterios) como el de las oficinas de la Ciudad del Vaticano.

"Nuestra red es, sin duda, compleja por su distribución geográfica a escala global", afirma el director de la Oficina Internet de la Santa Sede, de Stefano Pasquini, . "Sólo si se piensa en los 190 países del mundo en los cuales está presente nuestro pontificado, ya se explica esta dificultad.

Como principal beneficio, la adopción de Sophos NAC ha permitido a la Oficina de Internet realizar una autenticación correcta, tanto de usuarios como de dispositivos; además de bloquear aquellas amenazas que pudiesen atentar contra la red de la organización, sin disminuir el rendimiento de la misma.