Iglesias dice en Lleida que la política no debería haber entrado en el conflicto del arte sacro

LLEIDA, 15 (EUROPA PRESS)

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, afirmó hoy que el conflicto del arte sacro que enfrenta desde 1995 a los obispados de Lleida y Barbastro-Monzón por 112 piezas del Museo de Lleida es asunto "interno de la Iglesia en el que nunca debería haber entrado la política".

Un día después de que su Gobierno y el Obispado de Barbastro presentaran una demanda en el juzgado de Barbastro exigiendo la ejecución de un decreto vaticano que ordenaba el traslado de las obras de Lleida, Iglesias reiteró su compromiso de exigir "el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica de la Santa Sede".

Durante su intervención en el Foro del diario Segre de Lleida, el presidente aragonés explicó que, a pesar del buen entendimiento que siempre ha habido entre las dos provincias, "actualmente existe un desencuentro en torno al patrimonio por el conflicto entre el Obispado de Barbastro-Monzón y el de Lleida". "Esperamos resolverlo pronto", aseveró el presidente.

Iglesias recordó que durante muchos años, la diócesis de Lleida realizó una labor de custodia y conservación del patrimonio eclesiástico, que incluía numerosas parroquias aragonesas en aquel momento adscritas a la diócesis catalana. "Esa fue una labor de los obispos que no debemos tener ningún empacho en reconocer, porque actuaban en la demarcación de su responsabilidad", dijo, antes de matizar que el decreto "exige la devolución del patrimonio a las parroquias ahora ya de la diócesis aragonesa".

Afirmó también que el conflicto por los bienes eclesiásticos "no debería entorpecer las buenas relaciones" entre ambas zonas, en un discurso en el que planteó profundizar en la promoción conjunta del Pirineo para convertirlo en un gran destino turístico, y apuntó que la travesía ferroviaria por el Pirineo Central convertirá a Aragón y Catalunya "en referente europeo de desarrollo socioeconómico".