El Arzobispo de Santiago anima "a trabajar por un rearme moral" en la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

Benedicto XVI alaba las "potencialidades" de las nuevas tecnologías y alienta a la promoción de una "cultura de respeto, diálogo y amistad"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, animó hoy a todos los profesionales de la comunicación "a trabajar por un rearme ético y moral en la convivencia", con motivo de la XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que la Iglesia celebra mañana domingo bajo el lema 'Nuevas tecnologías, nuevas relaciones'.

En esta línea, el arzobispo de la capital gallega hizo una llamada a la "reflexión" sobre la importancia de los medios de comunicación en la sociedad actual y apeló al "fomento de la opinión pública en el uso y desarrollo de los mismos".

En su carta pastoral, destacó como "claves" en la comunicación "el respeto, el diálogo y la amistad", además de agradecer "a cuantos hacen posible que los medios encuentren un adecuado lugar en la Iglesia".

Así, se refirió al "campo de la información religiosa" en prensa, radio, televisión e internet, y subrayó que "cada vez más diocesanos van asumiendo el empleo de las nuevas formas de comunicación al servicio de la evangelización".

Por otra parte, advirtió de que "la virtualidad no debe llevar a eludir la realidad", por lo que aconsejó que la comunicación virtual "se plasme en el contexto de la existencia cotidiana", con el objetivo de evitar "la esclavitud que a veces pueden generar estas nuevas formas".

MENSAJE PAPAL

Además, Barrio hizo referencia al mensaje del Papa Benedicto XVI, en el que alaba los "muchos beneficios" y "potencialidades" de las nuevas tecnologías y alienta a la promoción de una "cultura de respeto, diálogo y amistad".

Con "especial" hincapié en el uso de las tecnologías por parte de los jóvenes, Benedicto XVI se refirió al "anhelo de comunicación" como una consecuencia de la "propia naturaleza humana". "Nuestra naturaleza de seres creados a imagen y semejanza de Dios, el Dios de la comunicación y de la comunión", matiza.

El mensaje papal se dirigió, también, a "quienes se ocupan del sector de la producción y difusión de contenidos", a los que pidió que "se comprometan en el respeto de la dignidad de la persona". Asimismo, reclamó la "exclusión de lo que alimenta el odio y la intolerancia".

En relación con el auge de las redes sociales, el Papa instó a "no banalizar el concepto y la experiencia de la amistad", ya que "cuando el deseo de conexión virtual se convierte en obsesivo, la persona se aísla", denunció.

Por último, exhortó a los jóvenes católicos a "llevar al mundo digital el testimonio de la fe", así como "los valores sobre los que se apoya su vida". "El mundo de las nuevas tecnologías requiere conocimiento para usarlas de manera adecuada", concluyó.