Familiares del sacerdote asesinado en Brasil acudirán al entierro desde Pelahustán (Toledo)

TOLEDO, 20 (EUROPA PRESS) Familiares de la localidad toledana de Pelahustán, de donde era originario el sacerdote español Ramiro Ludeño y Amigo que fue asesinado en Brasil, acudirán al entierro del religioso que con toda probabilidad se celebrará mañana en la ciudad de Recibe. Así lo confirmó en declaraciones a Europa Press el cónsul español en Salvador de Bahía, Antonio Polidura, quien explicó que dos sobrinos del fallecido ya vuelan hacia Brasil para asistir al sepelio del sacerdote de 64 años de edad, que se celebrará, por expreso deseo suyo, en la ciudad carioca donde llevaba trabajando más de 30 años. El Gobierno español, por medio del Cónsul en Salvador de Bahía, ha expresado al Gobierno brasileño su preocupación por el hecho, y su interés por que se aclare cuanto antes lo sucedido, así como la autoría de este asesinato, sobre el que se ha decretado secreto de sumario. Según confirmó Antonio Polidura a Europa Press el sacerdote toledano, tal y como han explicado a la Policía compañeros del Movimiento de Apoyo a los Niños de la Calle (MAMER) en Jaboatao dos Guararapes, el religioso toledano no habría realizado ninguna denuncia, ni se sentía amenazado. El religioso español era conocido por su implicación en el Movimiento de Apoyo a los Niños de la Calle en Jaboatao dos Guararapes, según precisa el diario 'O'globo' en su edición electrónica. Según la Policía, el padre Ludeño fue abatido a tiros en el interior del coche que conducía. El religioso fue disparado cuando salía de casa de una amiga a la que había ido a cena y resultó alcanzado en el brazo. El disparo le perforó el tórax, lo que le produjo la muerte, según la citada fuente. El sacerdote español residía en Brasil desde hace 34 años y estaba muy implicado en el Movimiento de Apoyo a los Niños de la Calle (Mamer), organización que lleva a cabo actividades con adolescentes del barrio de Socorro, en Jaboatao dos Guararapes, en la zona metropolitana de Recife.