Granada.- El proceso de beatificación de Fray Leopoldo de Alpandeire podría culminar en 2010

GRANADA, 09 (EUROPA PRESS) El proceso de beatificación de Fray Leopoldo de Alpandeire podría culminar en 2010, después de que los cinco especialistas médicos de la Congregación de las Causas de los Santos en Roma hayan aprobado por unanimidad por "científicamente inexplicable" uno de los milagros documentados del fraile capuchino. Así lo explicó hoy en rueda de prensa el vicepostulador de la Causa, fray Alfonso Ramírez Pedralbo, quien indicó que el paso siguiente será el estudio del milagro por parte de los consultores teólogos, de la Comisión Ordinaria de Cardenales y Obispos y la firma del Papa del decreto que conllevará a la beatificación, cuya fecha se establecerá de común acuerdo con la Secretaría de Estado de su Santidad y la Postulación. El milagro que ha contado con la aprobación de los peritos tuvo como protagonista a una mujer puertorriqueña residente actualmente en las afueras de Madrid, que padecía lupus heritematoso sistémico con anemia hemolítica autoinmune, que suponían un deterioro progresivo del sistema inmunológico de la paciente. La mujer sentía devoción por la figura de Fray Leopoldo y, aunque había recibido ya tratamiento en hospitales de Puerto Rico y Nueva York y se encontraba en estado grave, con problemas de movilidad, se empeñó en visitar la cripta del fraile en Granada el 9 de febrero, fecha conmemorativa de su muerte. Allí, tras dedicarle una oración a Fray Leopoldo, salió por su propio pie de manera "milagrosa". No es el único milagro documentado del capuchino malagueño, que permaneció 50 años en Granada hasta su muerte en 1956, ya que desde que comenzó el proceso de beatificación, en 1961, han sido múltiples los testimonios de personas que dicen haber sido testigos de las "heroicidades" del limosnero. Por su parte, el ministro general de la Orden Capuchina, el padre Mauro Jöhri, desplazado desde Roma a Granada para la ocasión, incidió en que la beatificación permitirá universalizar la figura de Fray Leopoldo, "que transmite en su mirada serenidad y bondad", Y que invita a creyenteS y no creyentes a "admirar" y "buscar" esa "paz interior". El religioso fue declarado en 2007 'venerable' por la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos, durante un congreso especial celebrado en la Ciudad del Vaticano. Natural del pueblo malagueño de Alpandeire, donde nació en 1864, tomó el hábito de capuchino en noviembre de 1899, cambiando su nombre de pila Francisco Tomás por el de Leopoldo. Prácticamente toda su vida como religioso capuchino la realizó en Granada, donde durante más de 50 años ejerció el oficio de limosnero, convirtiéndose en una figura "muy popular" de la ciudad de la Alhambra, en la que falleció el 9 de febrero de 1956, a los 92 años.