La Iglesia argentina aparta a Williamson de la dirección de un seminario que dirigía desde 2003

La Iglesia argentina aparta a Williamson de la dirección de un seminario que dirigía desde 2003

La Iglesia argentina aparta a Williamson de la dirección de un seminario que dirigía desde 2003

BUENOS AIRES, 9 (EUROPA PRESS) La Fraternidad Sacerdotal San Pío X relevó anoche (madrugada hora española) al obispo Richard Williamson como director de un seminario en la iglesia de La Reja, situada en Buenos Aires, un puesto que desempeñaba desde 2003, según informó un portavoz de la congregación, el padre Christian Bouchacourt. El Vaticano instó la semana pasada a Williamson, obispo lefebvrista nacido en Reino Unido, a renunciar a su postura de negación del Holocausto. El obispo ya había adelantado que no se retractaría, a pesar de la expresa petición del Papa, Benedicto XVI. Bouchacourt aseguró en un comunicado emitido a la agencia argentina DyN que las "afirmaciones" de Williamson "no reflejan en modo alguno la posición" de la congregación. "Un obispo católico no puede hablar con autoridad eclesiástica sino sobre materias concernientes a la fe y a la moral", añadió. La Fraternidad San Pío X reconoció "inoportunos" los "comentarios" de Williamson, pero repudió con "tristeza" las "acusaciones permanentes" hacia la orden religiosa "con el fin manifiesto de desacreditarla". Pese a que el Papa Benedicto XVI le había exigido una retractación, el obispo lefebvriano insistió en una entrevista reciente concedida al semanario alemán 'Der Spiegel', que no existen evidencias históricas sobre el holocausto. "No me retracto", asegura con firmeza en la entrevista. "Lo haré frente a nuevas pruebas históricas (del Holocausto), no (frente a) emociones", añade. El religioso, además, afirmó que en materia de Derechos Humanos "se desarrollan siempre políticas anticristianas". En declaraciones a DyN el portavoz de la Conferencia Episcopal argentina, el presbítero Jorge Oesterheld, sostuvo que "la Iglesia en Argentina no mantiene absolutamente ningún contacto institucional y de ninguna índole con los lefebvristas", grupo religioso ultra conservador que no acepta las reformas introducidas por el Concilio Vaticano II. La presencia del obispo británico en el país se desconocía hasta que se difundieron sus polémicas declaraciones. Durante más de cinco años Williamson ha ocupado el cargo de director del seminario Nuestra Señora Corredentora, el único en América latina de los seis que posee la orden en el mundo. El obispo Marcel Lefebvre, fallecido en 1991, fundó la Sociedad Sacerdotal de San Pío X en 1969, opuesta a las reformas del Concilio Vaticano II, particularmente a la autorización de celebrar misas en idiomas locales, en lugar del latín. Desde el inicio de su pontificado, Benedicto XVI dejó clara su intención de normalizar las relaciones con los lefebvristas excomulgados en 1988 por su antecesor, Juan Pablo II. En 2007 respondió a una de sus demandas, al eliminar restricciones a la celebración de la misa en latín. Al levantar el decreto de excomunión, respondió a la segunda demanda de los lefebvristas para iniciar discusiones teológicas sobre la normalización de las relaciones. El movimiento tradicionalista tiene unos 460 sacerdotes y cerca de 150.000 fieles en unos 50 países, muchos de ellos en América latina. El Papa Benedicto XVI y la canciller alemana Angela Merkel mantuvieron una conversación "cordial y constructiva" después de que la dirigente criticara la decisión del pontífice de rehabilitar al obispo lefebvrista británico, Williamson. El portavoz del Gobierno alemán, Ulrich Wilhelm, añadió que tanto el Papa como Merkel habían intercambiado opiniones "a través de una charla constructiva y en una atmósfera de gran respeto". El comunicado conjunto emitido por el Gobierno alemán y la Santa Sede añadía que la conversación se realizó a petición de la canciller alemana y que ambos interlocutores coincidieron en su "profundo y marcado reconocimiento de la lección de la Shoá (la "Catástrofe", el término hebreo empleado para referirse al Holocausto)". El Vaticano defendió que Benedicto no estaba al tanto de la opinión de Williamson sobre el genocidio de seis millones de judíos durante la II Guerra Mundial dentro del programa de exterminio nazi. La Santa Sede ha sentenciado que Williamson deberá rechazar completamente su postura negacionista si desea volver a ejercer en una prelatura.