Los ateos madrileños terminan mañana su campaña en autobuses e inician nuevas acciones contra "La Ciudad de la Iglesia"

MADRID, 27 (EUROPA PRESS) La Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL) da por concluida su campaña ideológica en los autobuses municipales, tras finalizar mañana el contrato de un mes que firmaron con la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para exponer sus mensajes en las líneas 5 y 3. El presidente de AMAL, Luis Vega, manifestó a Europa Press que, aunque la campaña que arrancó el pasado 26 de enero bajo el lema 'Probablemente Dios no. Deja de Preocuparte y disfruta de la vida', puede retomarse en otra época y con otros lemas, ahora dirigirán sus acciones en criticar la construcción de lo que denominaron "La Ciudad de la Iglesia" que se edificará junto a la catedral de La Almudena, en terrenos municipales. Vega se refirió a la operación urbanística en la Cornisa de San Francisco El Grande, los jardines de las Vistillas y los del Seminario, que se aprobó el pasado año en Junta de Gobierno. Dentro de los terrenos afectados por ese Plan Parcial se construirán zonas verdes, equipamientos sociales y el Arzobispado de Madrid levantará dos edificios eclesiásticos. Aunque el presidente de los ateos madrileños no concretó qué tipo de acciones reivindicativas pondrá en marcha, aseguraron que lucharan junto a los vecinos para que el Ayuntamiento de Madrid no apruebe en Pleno finalmente el proyecto. Considera que con esta operación se alterará la zona verde comprendida entre las Vistillas y San Francisco "talando árboles y derribando edificios emblemáticos del Madrid de los Austrias, con pinturas de Velázquez incluidas". "Cada uno puede construir donde quiera, eso lo respetamos, pero no en terrenos municipales. Que se vayan a las afueras de la capital, como lo hace el Real Madrid o cualquier empresa. La cesión no aporta nada a los ciudadanos ni socialmente a los vecinos; ni tan siquiera a los católicos, sólo algunos", indicó Vega. CASI 30.000 EUROS RECAUDADOS Y 4.000 GASTADOS EN MADRID El presidente de AMAL anunció que se han gastado 3.800 euros en las dos líneas autobuses de las líneas 3 y 5, y ha recaudado 30.000 euros. "En Barcelona nos hemos gastado más de 2.000 euros y en breve saldrán más autobuses en Sevilla y La Coruña, y esperamos que también en Valencia, donde llevamos más de mes y medio con la oferta bloqueada", señaló, al tiempo que precisó que todo el dinero recaudado se va a utilizar en esta campaña. "Seguramente se pueden gastar mejor los 30.000 euros. Algunos lo dedican al tráfico de drogas o a las armas, pero nosotros lo hacemos para crear en el país un debate entre creyentes en los derechos humanos y la libertad del individuo. Creemos que eso es un dinero muy bien gastado, aportado de manera voluntaria. Estamos vigilando mucho que hay una aportación discutible", indicó Vega. Además, recordó que en Madrid no tuvieron problemas con Publisistemas --la empresa encargada de gestionar la publicidad de los autobuses de la capital--, pero el trámite fue "lento". "Además, hay un ideario de la publicidad donde existe un punto subjetivo, que dice que se permitirá una publicidad que no dañe a los usuarios, lo que puede hacer que una fotografía desnuda sea censurada", dijo el presidente de los ateos en referencia al anuncio sobre una reciente película que fue retirado de las marquesinas. EL BUS CATÓLICO TAMBIÉN CONCLUYE Además de la campaña ateísta, la emprendida por el partido Alternativa Española (AES) en la línea 5 de autobuses bajo el lema 'Dios sí existe. Confía en él' también termina mañana. Durante la presentación de la misma, hace un mes, el secretario general de Alternativa Española (AES), Rafael López, explicó a Europa Press que su iniciativa había sido una "reacción" al "ataque laicista" de los ateos. Así, indicó que la campaña de AMAL no podía "quedar sin respuesta" ante la "inactividad y el quietismo de los cristianos, que es el que ha llevado a la situación actual". "Creemos que la campaña de los ateos asigna valores negativos al cristianismo, a la fe, porque la relaciona con la represión, con la infidelidad y la desgracia, cuando es todo lo contrario. La campaña, tal y como se ha pronunciado la Conferencia Episcopal, es una blasfemia porque niega la existencia de Dios. Como católicos en política tenemos que dar respuesta a este ataque laicista", recalcó.