Monseñor Osoro toma posesión de la archidiócesis de Valencia con la voluntad de ser su "pastor y hermano"

VALENCIA, 18 (EUROPA PRESS)

El nuevo arzobispo de la archidiócesis de Valencia, monseñor Carlos Osoro tomó hoy posesión de su cargo en la catedral de Valencia de la mano del Nuncio Apostólico del Papa en España, monseñor Manuel Monteiro, que le entregó el báculo, fabricado en Roma y le impuso la mitra, confeccionada en Valencia. Carlos Osoro aseguró que viene a "vivir y a ser vuestro pastor y hermano", al estilo de sus antecesores, dijo

Monseñor Osoro, que sustituye en el cargo al cardenal Agustín García-Gasco tras casi 17 años al frente de la Iglesia valenciana, quiso que las primeras palabras a sus feligreses --en la homilía-- fueran en valenciano, lo que provocó el primero de los aplausos que los asistentes ofrecieron al nuevo obispo a lo largo de toda la ceremonia.

A la catedral asistieron las primeras autoridades de la Comunitat, como el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Ricardo Peralta, la presidenta de las Corts, Milagrosa Martínez o la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Además de miembros del Consell y del Ayuntamiento de Valencia, como la portavoz socialista, Carmen Alborch, también estuvo presente el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Fernando De Rosa, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), Juan Luis de la Rúa.

El nuevo prelado, durante su homilía, quiso tener tres recuerdos "muy especiales". El primero para las familias, porque están "muy amenazadas" y por ello la Iglesia debe poner todos los medios a su alcance para ayudarlas" ya que, añadió, constituyen la "cédula fundamental de toda sociedad sana".

En segundo lugar se dirigió a los niños con quienes, desde que es obispo, ha tenido una relación "especial" y, finalmente, con los jóvenes, con quienes cuenta para anunciar el Evangelio, aseguró.

Además, tuvo un momento de recuerdo para la Diócesis de Orense, para Asturias, donde ejerció durante siete años y a Cantabria, especialmente a su pueblo natal, Castañeda, así como a sus familiares y amigos.

Monseñor Osoro destacó que Jesucristo está en la "raíz, cultura y tradiciones" de la Comunitat, por lo que "sólo unidos a Jesucristo". la archidiócesis de Valencia "encontrará su presente y su futuro". Igualmente, recordó el V Encuentro de las Familias y el "vínculo" del papa Benedicto XVI con Valencia.

Por otro lado, se dirigió a los sacerdotes y diáconos, a quienes les pidió ayuda para evangelizar, igual que a los seminaristas que son, afirmó, "el don más grande que Dios regala a su Iglesia para que se mantenga en la esperanza y dé esperanza al mundo".

A los laicos les instó a tomar conciencia de su "misión particular", la de anunciar el Evangelio y, también a formarse porque "la coherencia en la fe necesita de una sólida formación doctrinal y espiritual". En este sentido, mostró su ánimo por cuidar los movimientos apostólicos y las nuevas comunidades surgidas en estos años.

CEREMONIA

La catedral de Valencia se llenó para recibir al nuevo arzobispo, ya que además de las 2.500 plazas habilitadas con asientos, hubo gente que siguió de pié las dos horas que duró la ceremonia. Monseñor Osoro, que en su ínfula --una parte de la mitra-- ya llevaba grabado el escudo de la archidiócesis de Valencia con el Santo Cáliz, visitó la Basílica de la Virgen de los Desamparados, acompañado por la banda de gaiteros de la ciudad de Oviedo, para venerar a la Patrona de la ciudad.

Tras esto, se dirigió a la catedral, cuya entrada por la puerta barroca fue anunciada por las campanas del 'Micalet', visitó la capilla del Santo Cáliz y, posteriormente, ocupó su lugar en el altar para tomar posesión de su nuevo cargo.

En el templo valenciano, 57 obispos, arzobispos, seis cardenales y más de 400 sacerdotes --20 de ellos de Asturias y Cantabria-- concelebraron la misa. Asimismo, en las primeras filas de la catedral estaban presentes familiares y amigos de Carlos Osoro, con quienes el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, mantuvo dos breves encuentros antes de comenzar la ceremonia y al finalizar la misma.

A lo largo de la misa, los feligreses congregados aplaudieron en diversas ocasiones; primero tras la toma de posesión, y en la homilía con sus palabras en valenciano y las menciones a la Virgen de los Desamparados y al cardenal García-Gasco.

"BIENVENIDA EN NOMBRE DE LOS VALENCIANOS"

El presidente de la Generalitat, al finalizar la ceremonia, le dio al nuevo arzobispo la bienvenida "en nombre de todos los valencianos" y, en declaraciones a los medios, destacó que ha sido un acto "muy emotivo e intenso y lleno de sentimientos encontrados". Además, ahora los valencianos "tenemos la oportunidad de disfrutar de su pastoral", añadió.

Asimismo, mostró su deseo de que esta sea, "seguro, una época de trabajo para los demás, sobre todo para las personas que más lo necesitan".