Descontento generalizado en Israel por el discurso del Papa sobre Holocausto

  • Jerusalén, 12 may (EFE).- Benedicto XVI se quedó "corto" en su discurso ante el monumento a las víctimas del Holocausto y de su boca no salieron las palabras "perdón" ni "remordimiento", según coinciden en señalar hoy los medios en Israel.

Jerusalén, 12 may (EFE).- Benedicto XVI se quedó "corto" en su discurso ante el monumento a las víctimas del Holocausto y de su boca no salieron las palabras "perdón" ni "remordimiento", según coinciden en señalar hoy los medios en Israel.

"No pidió perdón", "No recordó (la responsabilidad) de los nazis" y "Se quedó corto", son algunos titulares hoy en los principales periódicos, que se vuelcan en sus portadas con la visita del Papa, aunque algunos le dan el titular principal a las nuevas imposiciones fiscales del Gobierno.

El diario "Haaretz", el más progresista y segundo más influyente del país, recuerda que Benedicto XVI "no recordó la responsabilidad de los nazis en el Holocausto", lo que considera importante teniendo en cuenta el origen alemán del Papa y su pasado en las juventudes hitlerianas y en la Wermacht, las fuerzas armadas del Tercer Reich.

El Museo del Holocausto fue la segunda parada del Pontífice tras su llegada ayer a Israel y, quizás, la más importante de toda su peregrinación debido a las susceptibilidades que despierta en este país el genocidio de seis millones de judíos a manos de los nazis.

En torno a este mismo asunto también se interpone entre Israel y el Vaticano un polémica foto en el Museo cuya leyenda acusa al Papa Pío XII de no ayudar a salvar judíos de los nazis, así como la reciente readmisión en la Iglesia Católica del obispo lefebvriano Richard Williamson, negacionista del Holocausto.

El diario de mayor tirada, el "Yediot Aharonot" se centra en el mismo tema bajo el titular de "No pidió perdón al pueblo judío", mientras en páginas interiores advierte al Papa de haber "perdido una oportunidad".

También critica que "no pidiera perdón por el silencio de la Iglesia" y en su lugar hablara de "memoria, olvido y sufrimiento", pero "sin mencionar el negacionaismo del Holocausto", lo que sí hizo en una ceremonia anterior y en otra posterior.

Muy similar, el subtitular del "Maariv", más conservador y el segundo en ventas, trae a colación que "El niño de las juventudes hitlerianas y el soldado de la Wermacht no recordó a los nazis, ni lamentó (el Holocausto)".

El aún más conservador "Jerusalem Post" titula "El Papa se quedó corto al no pedir perdón en su discurso en el Museo del Holocausto", en el que, puntualiza, "no hubo ni remordimiento".

El severo escrutinio había comenzado en la misma ceremonia, con los medios electrónicos analizando cada uno de los movimientos y palabras del Pontífice.

El Canal 2 de la televisión israelí habló de "frustración" y "decepción" por el discurso, en tanto que el Canal 1 destacó que el discurso era "demasiado flojo" para quien "con su pasado nazi se excusa en que todos eran miembros de las juventudes hitlerianas".

Esta mañana, en un programa de análisis y comentario en la emisora pública la Voz de Israel, el presentador "dio una medalla" al presidente del Parlamento, Reubén Riblin, por ser el "único" que rompió el protocolo y expresó públicamente su descontento, boicoteando la recepción en el aeropuerto.

"Hay cosas que no pueden ser parte del protocolo, y desde luego el Holocausto es una de ellas", sostuvo.