El Papa pide un Estado palestino y dice que la seguridad se construye con justicia

  • Jerusalén, 11 may (EFE).- Benedicto XVI pidió hoy un Estado para los palestinos y "suplicó" a todas las partes implicadas que busquen una solución justa "para que los dos pueblos (Israel y Palestina) puedan vivir en paz en su patria, con fronteras seguras e internacionalmente reconocidas".

Jerusalén, 11 may (EFE).- Benedicto XVI pidió hoy un Estado para los palestinos y "suplicó" a todas las partes implicadas que busquen una solución justa "para que los dos pueblos (Israel y Palestina) puedan vivir en paz en su patria, con fronteras seguras e internacionalmente reconocidas".

El Papa hizo esa "súplica" en su primer día de estancia en Jerusalén, donde dijo ante el presidente, Simón Peres, que la paz y la seguridad "se construye a través de la justicia" y reconociendo al otro "como a mi igual".

"La justicia da paz, tranquilidad y seguridad para siempre", subrayó el Pontífice, que nada más pisar suelo israelí dijo que viene "a rezar a los Santos Lugares por la paz en Tierra Santa y en todo el mundo".

El anciano Pontífice, de 82 años, dijo que desgraciadamente desde hace decenas de años la paz "trágicamente" no ha llegado a estas tierras y que las esperanzas de innumerables hombres, mujeres y niños de un futuro más seguro "depende del éxito de las negociaciones de paz entre los israelíes y palestinos".

"Suplico a todos los que tienen responsabilidad que exploren todos los caminos para la búsqueda de una solución justa para que los dos pueblos puedan vivir en paz en su patria, con fronteras seguras e internacionalmente reconocidas", afirmó.

Se mostró convencido de que ningún habitante de esta tierra "desea violencia, inseguridad o divisiones para sus hijos" y aseguró que "oye el grito" de los que invocan "justicia, paz, respeto para su dignidad, seguridad estable, una vida diaria libre de miedos de amenazas externas e insensata violencia".

Peres le dijo que ya han firmado la paz con Egipto y Jordania y que la están negociando con los palestinos y que espera sea "en tiempos breves".

En esta jornada, el Papa honró a las víctimas del holocausto y pidió combatir el antisemitismo "donde esté, ya que por desgracia -aseguró- continúa levantando su repugnante cabeza en muchas partes de mundo".

El Papa alemán quiso cerrar definitivamente la polémica desatada por un obispo tradicionalista que negó el holocausto, que puso en pie de guerra a la comunidad judía.

"Es justo y conveniente que honre la memoria de seis millones de judíos víctimas de la Shoah y que rece para que el mundo jamás tenga que ser testigo de un crimen de tal enormidad", afirmó ante el presidente, Simón Peres, y el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Benedicto XVI honró a las víctimas del holocausto en el Memorial "Yad Vashem", donde se custodian las cenizas de muchos de ellos, están escritos los nombres de millones de ellos e incluye un museo histórico en el que hay colgada una fotografía del papa Pío XII con un polémico epígrafe en el que se le acusa de haber callado mientras millones de judíos eran conducidos a los campos de exterminio.

Ante la visita, líderes religiosos católicos pidieron a Benedicto XVI que no viajara hasta que Israel quitase esa foto, que la mantiene.

El Papa visitó hoy la Sala de la Memoria, donde atizó la llama vótiva, colocó una corona de flores y tras un momento de recogimiento departió con seis supervivientes de los campos de exterminio. No visitó el museo.

Ante el presidente Peres, el titular del Parlamento israelí (Knesset), Reuven Rivlin, y el rabino del Memorial, abogó para que nunca se olvide o niegue o rebaje el holocausto y que "jamás un horror similar pueda deshonrar a la humanidad".

El Obispo de Roma subrayó que la Iglesia Católica está de parte de los que son perseguidos a causa de la raza, color, condiciones de vida o religión y está comprometida "a trabajar sin descanso para evitar que el odio no reine más en el corazón de los hombres".

Benedicto XVI también abogó hoy para que todos los peregrinos puedan acceder a los Santos Lugares sin restricciones y participar en las ceremonias religiosas.

Peres dijo que Israel salvaguarda la total libertad religiosa y el libre acceso a los lugares santos.

El Papa acudirá mañana al Muro de las Lamentaciones y a la explanada de las Mezquitas y oficiará una misa en el Valle de Josafat.

La visita del Papa ha sido criticada por algunos ultraortodoxos judíos y por la facción armada palestina Yihad Islámica, que ha manifestado que la estancia de Benedicto XVI a Israel supone un "regalo a la ocupación y un desprecio al sufrimiento del pueblo palestino".