El Papa reafirmó la amistad con los judíos y el diálogo con el Islam

  • Jerusalén, 12 may (EFE).- Por primera vez en la historia, un Papa ofició hoy una misa al aire libre en Jerusalén, en un día en el que Benedicto XVI oró ante el Muro de las Lamentaciones, donde reafirmó el irrevocable compromiso de reconciliación con los judíos; visitó la Explanada de las Mezquitas y reiteró el apoyo a los cristianos.

El Papa reafirmó la amistad con los judíos y el diálogo con el Islam

El Papa reafirmó la amistad con los judíos y el diálogo con el Islam

Jerusalén, 12 may (EFE).- Por primera vez en la historia, un Papa ofició hoy una misa al aire libre en Jerusalén, en un día en el que Benedicto XVI oró ante el Muro de las Lamentaciones, donde reafirmó el irrevocable compromiso de reconciliación con los judíos; visitó la Explanada de las Mezquitas y reiteró el apoyo a los cristianos.

En una jornada que tuvo tres momentos significativos, casi históricos, Benedicto XVI visitó tres lugares santos y venerados por los musulmanes, judíos y cristianos: la mezquita del Domo de la Roca, el Muro de las Lamentaciones y el Cenáculo, donde Jesús celebró la Última Cena.

Además, celebró una misa en el valle de Josafat, en las faldas del Monte de los Olivos, otro lugar relacionado con la historia de la Salvación.

Benedicto XVI también ha sido el primer pontífice en la historia que pisa -descalzo, como es preceptivo en la liturgia musulmana- la mezquita del Domo o cúpula de la Roca, el tercer lugar más sagrado del Islám y desde el que, según la tradición, subió al Cielo el profeta Mahoma.

Ante el Gran Mufti (máxima autoridad religiosa musulmana) de Jerusalén, Mohamed Ahmed Husein, el Papa abogó por un "diálogo sincero para construir un mundo de justicia y paz para las generaciones venideras".

El Gran Mufti le pidió que "interceda para que cesen las agresiones contra nuestras gentes, nuestra tierra y nuestros lugares sagrados en Jerusalén, Gaza y Cisjordania".

Desde la Explanada de las Mezquitas, donde se erige el Domo de la Roca, el Papa se trasladó al Muro de las Lamentaciones - el lugar más sagrado para los judíos-, donde rezó durante unos minutos y colocó una petición, como acostumbran a hacer los judíos entre los intersticios de sus antiguas piedras, en la que pidió por la paz en Tierra Santa y Oriente Medio.

Después aseguró ante los Grandes Rabinos de Jerusalén que la Iglesia Católica está comprometida "de forma irrevocable" en el camino marcado por el Concilio Vaticano II para una "auténtica y duradera reconciliación entre cristianos y judíos".

Con esas palabras de que la Iglesia continúa por la senda del Vaticano II, el Papa quiso dar seguridades a los judíos, preocupados por su decisión de liberalizar de nuevo la misa en latín según el rito tridentino existente antes del Vaticano II.

En ese misal, el "Missale Romanum", se calificaba a los judíos de "pérfidos" y se incluía la conocida como "plegaría del Viernes Santo" en la que los católicos pedían que los judíos se convirtieran al cristianismo.

Aunque la plegaria ha sido cambiada y ahora sólo se dice "recemos por los judíos", éstos consideran que la vuelta de la misa en latín daña las relaciones.

En su segundo día de estancia en Jerusalén, el Papa visitó el Cenáculo, el lugar de la Última Cena de Jesús, donde dijo que los cristianos de Oriente Medio están contribuyendo "de manera responsable, a pesar de las dificultades y restricciones, a la consolidación de la paz" en la región.

El Cenáculo está considerado la primera sede de la Iglesia naciente, donde Jesucristo instituyó los sacramentos de la Eucaristía y el Orden Sacerdotal, durante la Última Cena con los Apóstoles.

Esta jornada cargada de simbolismos concluyó en el Valle de Josafat, donde ante varios miles de fieles denunció que la paz sigue amenazada en Tierra Santa por el egoísmo, el conflicto, la división y el peso de "pasadas ofensas" y pidió a los cristianos, judíos y musulmanes que "promuevan la cultura de reconciliación y la paz, por muy lento que sea el proceso y gravoso el peso de los recuerdos".

El Papa reconoció las dificultades, penas y sufrimientos que ha padecido los cristianos debido a las guerra y la "amarga" experiencia de muchos de ellos por haber tenido que emigrar, pero les exhortó a permanecer en Tierra Santa, "donde hay sitio para todos".

La jornada estuvo también marcada por las críticas de los medios de comunicación israelíes a las condenas que ayer, lunes, hizo el Papa del Holocausto y del antisemitismo, que aseguran fueron "cortas" y denunciaron que de su boca no salieron las palabras "perdón" ni "remordimiento".

Algunos diarios israelíes lamentaron que el Papa no se refiriera a la responsabilidad de los nazis en el Holocausto y que ello hubiera sido necesario teniendo en cuenta "su pasado" en las Juventudes Hitlerianas en pleno nazismo, cuando él apenas era un muchacho.

Ante estas acusaciones, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, desmintió hoy, por tres veces, que el Papa Ratzinger hubiera pertenecido a las Juventudes Hitlerianas.

"Nunca, nunca, nunca", el joven Joseph Ratzinger perteneció a la Hitlerjugend, que era, señaló Lombardi, "un cuerpo de voluntarios fanáticos".

El Papa dedicará la jornada de mañana, miércoles, a visitar la ciudad cisjordana de Belén, donde oficiará una misa en la plaza del Pesebre y visitará la Gruta de la Natividad (el lugar donde la tradición sitúa el nacimiento de Jesucristo) y un campo de refugiados.