El Papa y Netanyahu hablaron de cómo hacer avanzar el proceso de paz en Oriente Medio

  • Nazaret (Israel), 14 may (EFE).- El papa Benedicto XVI y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, analizaron hoy durante el encuentro que mantuvieron en Nazaret el proceso de paz en Oriente Medio y el modo para hacerlo "avanzar", afirmó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

Nazaret (Israel), 14 may (EFE).- El papa Benedicto XVI y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, analizaron hoy durante el encuentro que mantuvieron en Nazaret el proceso de paz en Oriente Medio y el modo para hacerlo "avanzar", afirmó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

El Pontífice y Netanyahu hablaron a solas durante quince minutos, en el convento de los franciscanos de Nazaret.

"Se han analizado, especialmente, los temas del proceso de paz en Oriente Medio y los modos para hacerlo avanzar", dijo Lombardi.

Paralelamente, una delegación vaticana, encabezada por el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, se reunió con otra israelí durante veinte minutos para hablar de temas relacionados con el acuerdo económico y financiero entre el Vaticano e Israel.

Israel y la Santa Sede establecieron relaciones diplomáticas en 1993 y aunque en un principio estaba previsto un acuerdo para establecer los derechos y los deberes de las comunidades católicas en territorio israelí con respecto a cuestiones de impuestos y propiedades, 16 años después sigue sin lograrse.

En los últimos años se han celebrado reuniones periódicas, pero hasta el momento sin resultados, lo que ha generado "frustración" en la Santa Sede, según reconoció el Nuncio (embajador) vaticano en Tierra Santa, Antonio Franco.

La Iglesia Católica, según se queja el Vaticano, sigue sin tener personalidad jurídica, lo que le impide defenderse cuando considera que han sido ocupadas sus propiedades.

Otro problema es la exención de impuestos que exige la Iglesia Católica que se le aplique, teniendo en cuenta que la ley israelí exime de su pago a los lugares de culto, como es el caso de las sinagogas.

El Vaticano pretende, asimismo la devolución de algunas propiedades que la Iglesia Católica reclama, como la sala del Cenáculo, donde según la tradición Jesús celebró la Ultima Cena.