Papa pide a la comunidad internacional nuevos esfuerzos para la paz en Irak

  • Ammán, 9 may (EFE).- Benedicto XVI pidió hoy a la comunidad internacional nuevos "esfuerzos" para promover la paz y la reconciliación en Irak y dijo a los mandatarios iraquíes que "hagan todo lo posible" para garantizar a los cristianos de ese país "el derecho a la pacífica coexistencia".

Ammán, 9 may (EFE).- Benedicto XVI pidió hoy a la comunidad internacional nuevos "esfuerzos" para promover la paz y la reconciliación en Irak y dijo a los mandatarios iraquíes que "hagan todo lo posible" para garantizar a los cristianos de ese país "el derecho a la pacífica coexistencia".

El Papa hizo el llamamiento en el discurso que pronunció en el exterior de la mezquita Al Husein Bin Tallal, de Ammán, ante los jefes religiosos musulmanes y el cuerpo diplomático.

Al acto asistió el patriarca caldeo de Badgad, el cardenal Emmanuel III Delly. Tras saludarle "muy calurosamente", el Papa recordó que Jordania ha acogido a miles de refugiados iraquíes y que la presencia del líder religioso caldeo traía a la mente la situación de Irak.

"Los esfuerzos de la comunidad internacional para promover la paz y la reconciliación, junto con los de los líderes locales, deben continuar para dar fruto en la vida de los iraquíes. Expreso mi aprecio por todos los que se esfuerzan para devolver la confianza, reconstruir las instituciones y las infraestructuras esenciales para el bien de esa sociedad", afirmó el Papa.

Benedicto XVI, que en numerosas ocasiones ha expresado su preocupación por la situación de los cristianos en Irak, donde son minorías, aprovechó la ocasión para pedir a la comunidad internacional y a los dirigentes locales "que garanticen a la antigua comunidad cristiana el fundamental derecho a la pacífica coexistencia con sus conciudadanos".

Los cristianos iraquíes, cuyas raíces son muy antiguas hasta el punto de que se definen como "hijos de Santo Tomás", son unos 800.000, casi el 3 por ciento de la población de Irak.

La mayoría -unos 600.000- es católica de rito oriental y pertenece a la Iglesia caldea

La sede del Patriarcado está en Bagdad, donde vive la comunidad más numerosa de estos católicos, unos 350.000.

Los caldeos, que celebran todavía sus ritos en arameo, tienen como patriarca a Emmanuel III Delly, que fue elegido el 4 de diciembre de 2003. Delly fue nombrado cardenal por Benedicto XVI en el consistorio que celebró en noviembre de 2007.

Desde el comienzo de la guerra, según datos oficiales iraquíes, 172 cristianos han muerto y 1.752 familias cristianas se han visto desplazadas por la violencia.

Entre los muertos se encuentran varios sacerdotes y obispos caldeos. Numerosas iglesias fueron tiroteadas en varias ciudades de Irak y el arzobispo de Kirkuk (Irak), Louis Sako, ha denunciado varias veces el clima de persecución que viven los cristianos en ese país.