Roban en la Conferencia Episcopal Venezolanta tras hechos similares en una sinagoga y una mezquita

  • Caracas, 14 abr (EFE).- La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) denunció hoy que su sede en Caracas fue "violentada" el pasado fin de semana por desconocidos que revisaron documentos y robaron una computadora, tras hechos similares ocurridos en lo corrido del año en una sinagoga y una mezquita.

Caracas, 14 abr (EFE).- La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) denunció hoy que su sede en Caracas fue "violentada" el pasado fin de semana por desconocidos que revisaron documentos y robaron una computadora, tras hechos similares ocurridos en lo corrido del año en una sinagoga y una mezquita.

El secretario general de la CEV, monseñor Jesús González, dijo a la emisora caraqueña Globovisión que sus empleados se percataron del hecho al regresar el lunes a sus labores tras el festivo de Semana Santa.

"En las oficinas violentadas funcionan la presidencia de la CEV, la secretaría y departamentos de los pastorales", en las que "sólo falta una computadora portátil", indicó González al confirmar que el asunto fue denunciado ante la policía, que no ha informado de ello.

En lo corrido del año se registraron situaciones similares en las mayores sinagoga y mezquita de Caracas.

Por aquellos hechos la Fiscalía acusó formalmente a finales de marzo a ocho policías y tres civiles de robo de joyas, asociación para delinquir y perpetración de acto de desprecio contra un culto, así como de profanación de la sinagoga Tiferet-Israel.

Esta fue asaltada el 30 de enero por los once sujetos que fueron luego detenidos, y quienes, además de robar, profanaron el recinto al pintar consignas antisemitas y destruyeron objetos sagrados, con lo cual intentaron confundir a la policía.

A finales de marzo lo mismo se produjo en la principal mezquita musulmana del país, Ibrahim Al-Ibrahim, la segunda más grande de Latinoamérica y situada también en Caracas.

Los responsables, no identificados en este caso, huyeron con una computadora y otros objetos valorados en el equivalente a unos 7.000 dólares, dijo entonces Mohammad Alí Bokhari, supervisor de la mezquita, inaugurada en 1993 y construida con fondos aportados por Arabia Saudí, quien aseguró que los asaltantes también pisotearon libros sagrados.