Yad Vashem decepcionado con el mensaje de Benedicto XVI sobre el Holocausto

  • Jerusalén, 11 may (EFE).- El Museo del Holocausto de Jerusalén ha expresado su decepción por el contenido del discurso del papa Benedicto XVI al rendir hoy tributo a los seis millones de judíos muertos en el Holocausto.

Jerusalén, 11 may (EFE).- El Museo del Holocausto de Jerusalén ha expresado su decepción por el contenido del discurso del papa Benedicto XVI al rendir hoy tributo a los seis millones de judíos muertos en el Holocausto.

"El discurso fue bonito, pero creo que ha perdido una gran oportunidad: no ha recordado que los que perpetraron esa masacre eran alemanes", dijo a la prensa el rabino Meir Lau, sobreviviente del genocidio y presidente del Consejo Directivo de la institución.

Lau, que acompañaba hoy al Pontífice, dijo al concluir la ceremonia que, "a diferencia de Juan Pablo II, Benedicto no habló del asesinato, sino de la muerte, de judíos, y no es lo mismo".

Asimismo, el rabino lamentó no haber oído un "arrepentimiento" de parte de Benedicto XVI, que "tampoco mencionó la cifra de seis millones" de muertos judíos, a pesar de que sí lo hizo en un discurso previo.

No obstante, Lau alabó su tajante condena del holocausto y del antisemitismo.

En su discurso, el Pontífice abogó para que "nunca más un horror similar" al holocausto "pueda deshonrar a la humanidad".

"¡Qué los nombres de estas víctimas jamás se olviden, que sus sufrimientos jamás sean negados, olvidados o rebajados. Qué todas las personas de buena voluntad vigilen para erradicar del corazón del hombre cualquier cosa que lleve a tragedias similares a esta!", dijo tras rendirles homenaje.

El Museo del Holocausto fue la segunda parada de Benedicto XVI en Israel, país al que llegó hoy procedente de Jordania, primera etapa del peregrinaje por Tierra Santa que inició el viernes.

Debido a su origen alemán el Papa fue escrutado durante su visita al museo por comentaristas y medios de comunicación, que analizaron sus palabras, gestos y movimientos hasta el más mínimo detalle.

El exhaustivo análisis también tenía su origen en que hace sólo unos meses el papa provocó la indignación de grupos judíos al readmitir en el seno de la Iglesia a la Fraternidad San Pío X, de la que forma parte el obispo negacionista del holocausto Richard Williamson.

No lejos del lugar donde el Papa rindió hoy homenaje a las víctimas del nazismo, dentro del mismo museo, se halla una fotografía de su predecesor Pío XII con la leyenda de que no hizo nada para ayudar a salvar judíos de los nazis, otra de las polémicas entre las dos religiones.